La situación de los centros culturales en San Miguel

Escribe Alan Lac

Tiempo de lectura: 1 minuto

El ataque a los espacios y expresiones culturales por parte de la municipalidad data de hace tiempo. Las autoridades municipales no solo se niegan a reconocer los locales como centros culturales y a brindarles el apoyo necesario, sino que hay una franca hostilidad (clausuras, obras y festivales cancelados, prohibición de los corsos barriales y el arte callejero, censura a estudiantes del profesorado de artes plásticas, el cual, dicho sea de paso, se cae a pedazos).

Hoy la situación de los artistas y de los centros culturales se encuentra condicionada por el contexto en el que todos estamos sumergidos. La pandemia imposibilita que los centros operen con normalidad y que los artistas puedan llevar a cabo sus disciplinas, impidiendo que tengan un ingreso económico.

Los ocho centros culturales de San Miguel se reunieron con el subsecretario de cultura Pablo Lazbal para pedirle que fueran exonerados de los impuestos y la posibilidad de percibir un subsidio hasta que pudieran volver a la actividad normal. La respuesta fue negativa, ya que el municipio “estaba recaudando poco”. La municipalidad solo reconoce como cultura a aquellas expresiones afines a sus principios. Hasta hace poco, los espacios pagaban un impuesto por mostrar shows en vivo.

Necesitamos decretar la emergencia cultural en San Miguel y arrancarle al municipio un subsidio que permita sostener el alquiler de los espacios; el reconocimiento de todos los espacios culturales de San Miguel.

Suscribite a Política Obrera