Triunfo resonante de la docencia en la Ciudad

Escribe Flor Palombo

Tiempo de lectura: 3 minutos

Finalmente, el ministro de Educación Nicolás Trotta comunicó a su par de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, la decisión de “no prestar conformidad” al protocolo de regreso a las aulas diseñado por el equipo de Rodríguez Larreta.

Se trata de una escapatoria política de los Fernández, ante una rebelión de la base docente imparable. El gobierno nacional había avalado la aventura aperturista de las escuelas, por parte de Rodríguez Larreta. “Lo habían charlado personalmente Soledad (Acuña) y Trotta. Y por eso lo anunció Horacio. Lo del protocolo era una formalidad´, aseguró a Clarín una alta fuente de la Ciudad” (26/8). Frente a la rebelión docente -expresada en asambleas virtuales masivas y una segura huelga general- Trotta dio marcha atrás, para rescatar el acuerdismo Larreta-Fernández frente a la crisis de salud.

La burocracia sindical de la UTE, alineada con el gobierno nacional, fue corriendo detrás de los acontecimientos, sin participar de las asambleas distritales o ´paralelizando´ con reuniones de delegados en algunos distritos. UTE organizó una reunión por Facebook Live con el ministro Trotta, una suerte de auxilio mutuo frente a la crisis generada en la propia base celeste La CGT, a través del sindicato UDA, manifestó su rechazo, sin llevar adelante campaña de ningún tipo. El recule de Trotta expresa el temor a rebelión sindical ante el crecimiento de los contagios.

Los argumentos del ministro para rechazar el protocolo de la Ciudad, manifestados en una carta a Acuña, se remiten a la grave situación epidemiológica que atraviesa el distrito, algo que descubrió después de la rebelión del magisterio. Dice el ministro que no quedaba claro a qué población iba dirigida: por los medios, habían anunciado que asistirían solo los estudiantes que no tuvieran conectividad, pero, en la propuesta, el gobierno porteño incluía toda la matrícula. Trotta instó a reforzar los programas socioeducativos de la Ciudad, muchos de los cuales tienen trabajadores contratados por fuera del estatuto, y en condiciones de enorme precariedad laboral.

Organización y lucha docente

En CABA, el nivel de circulación del virus es alto y la ocupación de camas de terapia oscila entre el 70 y el 75%. El virus circula en las fábricas y lugares de trabajo. El regreso a las aulas iba a ser criminal.

La docencia porteña advirtió el riesgo que conlleva el protocolo que el GCBA quería implementar. La defensa de la salud y la educación movilizó al conjunto de los y las docentes. Prueba de esto es que se desarrollaron asambleas por escuelas, por sector, por distritos. Se motorizaron campañas de fotos, videos, pronunciamientos, petitorios. Los docentes se organizaron, además, para involucrar a las familias y conquistar su apoyo.

Una asamblea abierta, convocada por el sindicato Ademys, congregó a 500 docentes que votaron un paro y caravana y la realización de una nueva asamblea para darle continuidad al plan de lucha. Los supervisores, autoconvocados, planificaron asambleas distritales. La iniciativa incluyó a otros sectores, como trabajadores auxiliares de las instituciones y trabajadores de salud de los barrios en los que se encuentran las escuelas de cada distrito. Estas asambleas fueron convocadas antes de la decisión del gobierno nacional de rechazar la propuesta, pero igualmente se mantienen, porque la docencia entiende que hay que seguir luchando por la entrega de computadoras a los estudiantes, conectividad en los barrios, contra el cese de cientos de docentes, por una infraestructura adecuada en las escuelas, por el aumento salarial y un sinfín de otras problemáticas que atraviesan a los maestros y profesores de la Ciudad.

El rechazo de la docencia a regresar a las aulas en estas condiciones fue absoluto e indiscutible. Y fue lo que conquistó el rechazo a este protocolo por parte de las autoridades nacionales. La rebelión docente frenó el intento criminal del GCBA de poner en riesgo la vida de trabajadores, estudiantes y familias. La docencia porteña se suma, de este modo, a las acciones de la clase obrera por disputar la gestión de la pandemia a los capitalistas y sus gobiernos, como lo hicieron los trabajadores de los frigoríficos y del neumático.

La lucha continúa

El resultado positivo de la organización docente debe potenciar la deliberación. Ha crecido el núcleo organizativo por medio del cual podemos seguir luchando por la conquista de todas nuestras reivindicaciones.

Internet en los barrios y escuelas para cada niño o niña.

Plan de infraestructura en las escuelas bajo control de los trabajadores.

Contra el cese docente: realización de actos públicos transparente y salario igual a JS para todos los docentes sin cargo.

Cumplimiento de la segunda parte del aumento salarial.

Suscribite a Política Obrera