Wisconsin: asesinan a dos jóvenes en tercera jornada de protestas

Escribe Lucas Benvenuto

Tiempo de lectura: 2 minutos

La tercera jornada de protestas en Wisconsin por el caso de Jacob Blake, baleado por la espalda a manos de la policía, terminó con dos personas asesinadas y una internada de gravedad. Los medios locales informaron que, cerca de la medianoche, se produjo un enfrentamiento entre manifestantes y un guardia de seguridad de una estación de servicio, que inició los disparos contra la movilización. Blake se encuentra muy grave, internado en un hospital en Milwaukee.

Horas antes de estos disturbios, las autoridades mantuvieron una reunión de emergencia para discutir si debían pedir ayuda federal para reforzar la represión contra las movilizaciones de protesta. En el centro de la ciudad, el choque entre la policía y los manifestantes tras el toque de queda acabó provocando incendios en distintos edificios.

Desde el 25 de mayo, el día en que Floyd fue asesinado por un oficial de policía de Minneapolis, al menos 235 personas han sido asesinadas por la policía en los Estados Unidos. El ritmo de los homicidios va se acerca a los mil este año, con casi tres personas muertas a tiros por la policía por día.

El departamento de Justicia de Wisconsin informó que los agentes involucrados en el tiroteo recibieron “una baja administrativa” mientras se investiga la agresión.

Demócratas y Republicanos

El mes pasado, el presidente Donald Trump ordenó a agentes federales la represión y el arresto contra los manifestantes de Portland (incluidos robos y captura con camionetas sin identificación). Si bien estas fuerzas, incluida la unidad paramilitar “BORTAC” de la Patrulla Fronteriza de EE. UU., han quedado en segundo plano debido a la indignación generalizada por su uso directo contra los manifestantes, las policías locales (muchas dirigidas por los demócratas) han seguido el ejemplo de Trump y han llevado a cabo operaciones represivas por parte de agentes no identificados en Nueva York y Pittsburgh.

Durante el desarrollo de la campaña de los Demócratas, se ha hablado mucho de su apoyo al movimiento “Black Lives Matter”, pero la única salida que han ofrecido es aumentar el financiamiento y la capacitación de las policías locales, distanciándose de las demandas de ´desfinanciamiento´ de la policía, una consigna popular entre los manifestantes a lo largo de las protestas.

Estados Unidos arde en llamas, no solo por el asesinato de los negros a manos de la policía y las fuerzas paramilitares. Millones de personas se han quedado sin trabajo. Ha pasado un mes desde que el Congreso y la Casa Blanca dejaron caer el bono federal de 600 dólares a los beneficios por desempleo. Las muertes por COVID siguen creciendo, y millones enfrentan la posibilidad de desalojo y ejecución hipotecaria en los próximos meses.

Suscribite a Política Obrera