Asbesto: en el subte necesitamos un plan de lucha de conjunto

Escribe Trabajadores del Subte en el Partido Obrero (Tendencia)

Vayamos a una asamblea general

Tiempo de lectura: 3 minutos

La lucha de los trabajadores del subte contra el asbesto dio un nuevo paso con la importante movilización del viernes 13 de diciembre a la sede de la empresa Sbase. El asbesto en el subte, contra el que luchan los trabajadores, es un tema que hace al interés y la salud de toda la población.

Participaron más de 300 compañeros de todos los sectores, pero especialmente de los talleres, donde sólo se mantuvieron guardias mínimas. Un grupo de delegados y directivos de AGTSyP se reunió con los funcionarios de la empresa, a los cuales presentaron un petitorio donde se reclama un plan de desasbestización de todo el subte, incluido el premetro; que se establezca fecha para el recambio de las flotas de las líneas B, C y E y la inspección de las instalaciones fijas; la incorporación al Registro de Agentes de Riesgo (RAR) de todos los trabajadores, y el fin de las cuadrillas de trabajadores no convencionados que desarrollan tareas de mantenimiento y se encuentran expuestos al mineral. Al término de la reunión, la empresa se comprometió a entregar una respuesta el miércoles 18, en una nueva audiencia.

La lucha contra el asbesto es de una importancia crucial. Se trata de un material muy utilizado en la construcción. Sus fibras ingresan al cuerpo por vía aérea y quedan alojadas en la pleura, pudiendo desarrollar desde fibrosis hasta deficiencia respiratoria y cáncer de pulmón. A pesar de que se conocen sus efectos nocivos para la salud desde hace décadas, recién a partir de los 2000 comenzó a prohibirse su uso. En la Ciudad, está presente en hospitales y escuelas. La denuncia en el subte se difundió a raíz de la compra de material rodante al metro de Madrid, donde muchos trabajadores habían sido afectados. Pero luego se descubrió su presencia en numerosas formaciones, especialmente de las líneas B, C y E con las que realizan tareas de mantenimiento en los talleres.

La movilización del viernes es un eslabón clave, por la unidad obrera que representó, de una cadena de medidas que se vienen desarrollando desde hace más de un año y medio e incluyeron quites de colaboración, retención de tareas y paros. En el caso del taller Rancagua, se registraron hasta ahora 12 casos de trabajadores afectados y uno en Urquiza, sobre 76 analizados. En Rancagua se desarrolla de hecho un paro total desde hace más de 160 días.

En los últimos cinco meses, con la lucha logramos el reconocimiento de la presencia de la fibra, la inscripción de todos los trabajadores de los talleres y de los compañeros de tráfico de la línea B en el RAR y el análisis de los 4.000 trabajadores del subte y premetro, entre otros avances. Hasta ahora, fueron examinados 550 compañeros, la mayoría de los cuales sus resultados se darán a conocer en las últimas semanas de diciembre. Entre estos figuran trabajadores de los talleres Rancagua, Urquiza, Constitución, San José y tráfico de la B.

La empresa dilata la entrega de los informes, la inscripción de todo el personal en el RAR y tampoco pone fecha para el recambio de la flota de material rodante. La bronca en los túneles va en ascenso, el reclamo se combina con otras reivindicaciones postergadas, como en el caso de la línea E.

Asistimos a una lucha en defensa de la salud de los trabajadores y usuarios frente a una patronal criminal que ha contado con la complicidad del gobierno nacional hasta el traspaso a Ciudad y, actualmente, del gobierno de Rodríguez Larreta. En los últimos años se produjeron seis muertes laborales. Para llevar esta lucha hasta el final, como señaló el compañero Charly Pérez, delegado de Rancagua, a la salida de la audiencia en Sbase, el cambio de la flota no puede quedar en manos de los mismos responsables de esta política criminal sin la fiscalización de los trabajadores. Remarcó además la necesidad fundamental de involucrar a todos los sectores en esta lucha.

Los delegados y trabajadores del subte que militamos en la Tendencia del Partido Obrero planteamos la necesidad de preparar una lucha de conjunto, superar la “sectorización” de esta pelea mediante una asamblea general que vote un plan de lucha progresivo hasta la paralización total del servicio. Es necesario reforzar la agitación y la campaña de concientización sector por sector, línea por línea, para sumar a todos los compañeros a la lucha contra el asbesto, en la que se juega la vida y la salud de los trabajadores, y también de los usuarios.

Suscribite a Política Obrera