Sanatorio Plaza: amenazas de desalojo en lugar de soluciones

Escribe Itati Asis

Tiempo de lectura: 3 minutos

A un mes del cierre del Sanatorio Plaza, de Escobar y su ocupación por parte de las y los trabajadores, los funcionarios del gobierno municipal de Ariel Sujarchuk han amenazado con el desalojo.

En el pico de contagios y muertes por Covid19 y con el sistema de salud colapsado en toda la Pcia de Bs As, los trabajadores y trabajadoras del Sanatorio Plaza vienen realizando acciones de lucha para recuperar sus puestos de trabajo y por la reapertura del sanatorio. En ese sentido, a través de la movilización, “han conseguido” ser atendidos por diversos funcionarios del gobierno municipal, incluido el propio intendente de Escobar.

El mismo intendente los alentó a que siguieran “ocupando” el edificio hasta septiembre, ya que en dicho mes se “haría pública” la quiebra presentada por la empresa “Ferwal S.A.” y que, a partir de allí, “desde su gobierno podría llegar a hacer algo”. Pocos días después, los secretarios de Gobierno Javier Rehl y de Salud Juan Manuel Ordoñez se presentaron en el nosocomio para “verificar” el estado del edificio; luego de recorrerlo, valoraron que contara con oxigeno central y manifestaron que “con dos pesos lo dejamos como nuevo”. Más allá de las palabras, hasta ahora, el Estado municipal, habiendo embolsado millones con las 7.800 cápitas del PAMI que sostenían el funcionamiento del sanatorio, dieron como única respuesta a las y los trabajadores 35 bolsas de mercadería.

Por otra parte, está la situación de las y los afiliados al PAMI. La ex Clinica San Carlos y el Sanatorio Plaza son los dos nosocomios que cuentan con mayor capacidad de internación para los miles de afiliados al PAMI de zona norte. Es decir, que a partir del cierre del último y con la ex Clinica San Carlos, actual Hospital Municipal Néstor Kirchner, colapsado, las y los adultos mayores han quedado obligados a acudir a las colapsadas dependencias municipales para recibir atención médica/sanitaria. Esto resulta criminal, teniendo en el Sanatorio Plaza 49 camas disponibles, 8 de terapia intensiva, 4 de intermedia; disponiendo, también, de oxígeno central y de una capacidad de atención diaria para 300 personas.

Llegado septiembre, el tono conciliador cambió. Los trabajadores solicitaron una nueva reunión y, esta vez, el secretario de Gobierno literalmente los acusó de “ilegales, ya que están usurpando una propiedad privada”, y les advirtió que el dueño del edificio y socio fundador de Ferwal S.A. Daniel Cassola “inició una causa penal y está pidiendo el desalojo”. El tono amenazante de Rehl mostró la verdadera cara del gobierno municipal, el cual, lejos de preocuparse por la salud y la vida de trabajadores y adultos mayores, responde directamente a los intereses patronales de los “inversionistas” instalados en el distrito.

Ha quedado claro que la única vía posible para conquistar las reivindicaciones de las y los trabajadores es la movilización. En ese sentido urge volver a las calles en contra del desalojo y por la reapertura inmediata del Sanatorio Plaza; para arrancar al Estado, que prioriza los intereses patronales, lo necesario para la supervivencia del conjunto de la clase trabajadora en mitad de la brutal crisis económica y el colapso sanitario en regla.

El Estado es responsable de garantizar el acceso a la salud y a la atención sanitaria al conjunto de la población. Desde la tendencia del Partido Obrero exigimos que el gobierno de Ariel Sujarchuk garantice un subsidio para los 65 trabajadores que han quedado en la calle, los cuales aún no han recibido telegrama de despido y, por lo tanto, no tienen salario ni tampoco acceden a ningún tipo de asistencia económica por parte del Estado. Que ponga de inmediato los recursos necesarios para la reapertura del sanatorio y devuelva a las y los afiliados al PAMI su lugar de atención.

Hacemos responsable tanto al gobierno municipal, como al provincial y al Ministerio de Seguridad por la integridad física de las y los trabajadores del Sanatorio Plaza y llamamos al conjunto de la población a abrazar esta lucha en defensa de la salud y la vida. No al desalojo.

Suscribite a Política Obrera