Brasil: la huelga nacional de Correo entra en su cuarta semana

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 4 minutos

Los trabajadores de la Empresa Brasileña de Correos y Telégrafos (ECT) están por cumplir tres semanas de huelga ininterrumpida, comenzada el 18 de agosto. La empresa estatal retiró 70 del total de 79 cláusulas del convenio colectivo que permanecería vigente hasta el 2021, lo que significa una reducción entre 40 y 60% del salario, desatado el rechazo de todos los trabajadores “ecetistas”. El 26 y 27 de agosto el Tribunal Superior de Trabajo (TST) y los representantes de los trabajadores se reunieron, pero no hubo acuerdo. El TST propuso restablecer las 79 cláusulas, pero la dirección del Correo a manos del general Floriano Peixoto, no aceptó, por lo que la huelga continúa.

Los gremios realizaron actos en todo el país para concientizar a la población sobre la privatización del Correo y la defensa de la fuente de trabajo. “Tenemos que explicarle a la población que, de los 5.570 municipios del país, solo 324 son rentables. Si se produce la privatización, todos los municipios que no sean rentables para las empresas privadas tendrán cerradas sus sucursales y centros de distribución (CDD) y habrá un fuerte proceso de despidos” (brasildefato, 3/9). También realizaron una campaña nacional de donación de sangre, como en el Hospital de Clínicas de San Pablo.

El martes, la ministra Kátia Arruda del TST, informó a los Sindicatos que no se hará caso a la solicitud de la empresa de declarar ilegal la huelga (OGlobo, 3/9). Prohibió realizar nuevos descuentos por días de huelga, sin determinar la devolución de los días previamente descontados. Y estipuló una multa para los Sindicatos si el 70% no se mantiene trabajando (Sintect-SP, 4/9).

Desde Sintect (San Pablo) dicen que “no hay espacio ni tiempo para acciones extremas. La situación del país es desfavorable para los trabajadores. Además de todas las dificultades de organización y movilización que generó la pandemia, existe una gran articulación política que involucra al gobierno, los partidos patronales del Congreso Nacional y los sectores de la justicia en torno a la destrucción de los derechos laborales, el aumento de la explotación y la precariedad del trabajo, manteniendo una política económica neoliberal que solo favorece a los bancos y las grandes empresas” (ídem). Razones para fortalecer la lucha y movilización, no lo contrario. Sintect-SP invita a todos los Sindicatos de Correos del Estado a un gran acto unificado frente a Centro de Correo de Jaguaré, el 8 de septiembre.

Piquetes y bloqueos hasta ganar

El 31 de agosto en una Asamblea General de los trabajadores de Minas Gerais, tras una movilización por el centro de Belo Horizonte con destino la sede de Correos de Jaraguá, se decidió la continuidad de la huelga general. Allí los trabajadores dijeron que “interrumpimos la producción para proteger nuestros derechos y nuestros empleos, acá estamos para defender el Correo público y de cualidad”. Cantaban “la huelga continúa, general la culpa es suya” y “huelga general, fuera general”, en referencia al director del Correo.

Robson Silva, dirigente del sindicato local y de Luta Pelo Socialismo, dijo que los trabajadores del Correo tienen el peor salario de los trabajadores estatales. Agregó que el sindicato sigue peleando por los días de huelga descontados. Asambleas en todo el país decidieron la continuidad de la medida.

El miércoles 2, los trabajadores del correo bloquearon la termina de cargas del Aeropuerto internacional de Brasilia, uno de los principales del país (G1, 2/9). En Bahía el efecto de la huelga se hace sentir en las entregas (G1, 3/9). En Maranhão, los Correos se reunieron frente a la sede de SINTECT-MA el último martes para protestar y dialogar con la población. El miércoles, el sindicato convocó a todos los huelguistas a un acto frente a AC Cidade Operária.

En Río de Janeiro, el Sindicato movilizó a trabajadores y realizó un acto con la distribución de “carta abierta” en el distrito de Tijuca y en el interior del estado, en el centro de la ciudad de Itaperuna, donde recibió el apoyo de estudiantes locales. En São Paulo y Tocantins se realizaron piquetes en la entrada de sectores donde aún hay cierta resistencia al paro, para explicar la importancia del paro total para mantener derechos y empleos.

La Federación Interestatal de Sindicatos de Trabajadores de Correos (Findect) informó que la huelga continúa y necesita ser más fuerte cada día hasta conquistar el acuerdo de negociación colectiva del TST: “La movilización total de los trabajadores es una de las únicas formas de obligar al general Peixoto a negociar y ceder y mostrar a los ministros del TST y a la población la desesperada situación del gremio y aspirar a la victoria” (sbnoticias, 3/9).

Votación de la continuidad en Asamblea

Este jueves, Sintect-MG (Minas Gerais) movilizó en diferentes partes de la ciudad y región, contra la quita de derechos y la privatización. El presidente del sindicato, Robson Silva, habló sobre el convenio colectivo y las maniobras de la empresa para frenar la huelga y movilización, reforzando que es el momento de extender y mantener firme la huelga, ya que esta es “la única arma que tienen los trabajadores contra los ataques promovidos por el gobierno federal y la dirección de la empresa”. Los trabajadores también realizaron una asamblea, que por unanimidad decidió continuar la huelga, como así lo decidieron asambleas similares en todo el país.

La Federación Interestadual de Sindicatos (Findect) anunció que “de los compañeros que participaron en la Asamblea de la Huelga virtual del Sindicato realizada el viernes 4 de septiembre: 1660 votaron por la continuación de la huelga, decisión necesaria ante la falta de resolución al impasse creado por la dirección de la empresa con una mano del STF. 111 trabajadores votaron por la no continuidad y 26 se abstuvieron” (Findect, 4/9). Sólo la movilización y la fuerza del movimiento obrero en huelga pueden torcerle el brazo a Peixoto y Bolsonaro.

Suscribite a Política Obrera