Justicia por Facundo en Plaza de Mayo

Escribe Jacyn

Tiempo de lectura: 2 minutos

Nuestra Tendencia del Partido Obrero participó con una combativa columna de la marcha del Encuentro Memoria Verdad por Facundo Astudillo Castro. El cuerpo del joven oriundo de la localidad de Pedro Luro fue hallado días atrás en un pantanal cercano a Bahía Blanca, tras permanecer desparecido desde el 30 de abril. Lo último que se supo de él es que fue detenido por la policía bonaerense. Oficialmente, sus restos fueron identificado el miércoles pasado. Por la tarde de ese mismo día, el EMVyJ lanzó su convocatoria.

La movilización del EMVyJ concluyó con un acto en Plaza de Mayo, donde se leyó un documento donde se denunciaba la responsabilidad del Estado y se reclamaba justicia, castigo a los culpables y la renuncia de Sergio Berni. El ministro de Seguridad bonaerense fue un activo defensor de la policía provincial, sobre la cual recaen todas las sospechas, y, por lo tanto, un encubridor. Cristina Castro, la madre de Facundo, pidió su renuncia en reiteradas oportunidades. De la marcha participaron unas cuatro mil personas, mayormente aportadas por los partidos de izquierda y algunos movimientos sociales. Fue la única movilización de la jornada. Las organizaciones de derechos humanos, políticas y sindicales cercanas al gobierno evitaron la calle. Suteba, que hizo las primeras denuncias por la desaparición del joven, se limitó a emitir un comunicado reclamando “verdad y justicia”.

Nuevos hallazgos

La denuncia pública y enérgica de Cristina rompió un bloqueo de más de 70 días con relación a la denuncia de la desaparición de Facundo. Recién entonces comenzaron a aparece resultados concretos y a avanzar la investigación, a pesar de las maniobras policiales y judiciales para entorpecerla. La Bonaerense fue apartada de la pesquisa, con gran demora, a pedido de los abogados de la familia. Contaron con más de dos meses de tiempo para borrar rastros y pruebas. El fiscal a cargo del caso, Ulpiano Martínez, ha convertido su despacho en una usina de operaciones políticas y mediáticas. Una gran trama de encubrimiento rodea el caso. El hallazgo de más restos humanos en la zona donde fue encontrado el cuerpo de Facundo, pero que no pertenecen a éste, han levantado la sospecha de que el área sería “un sitio de descarte de cadáveres” (Página/12, 4/9). El caso de Facundo podría destapar una olla podrida mucho mayor.

El caso de Facundo cobra un voltaje decididamente político, dado que el gobierno está discutiendo una política represiva para la etapa. Las divisiones en la coalición oficialista se exponen a cada paso también en esta materia, desde los primeros choques entre Berni y Frederic, recién asumido AF, a esta parte. Frente a las ocupaciones de tierras que se multiplican en el territorio bonaerense, los intendentes han reclamado el desalojo sin cortapisas, en choque con otros aliados del gobierno -Movimiento Evita, CTEP-, que intervienen en esos movimientos. Alberto Fernández ha respondido con un plan de reequipamiento de la policía provincial y el envío de 4000 gendarmes a patrullar los municipios. Entre el caso Facundo y las ocupaciones de tierras, se están delineando los contornos de una gran crisis. La lucha contra el ´gatillo fácil´ y la violencia policial ha vuelto a ocupar un lugar destacado en la agenda popular, como se manifiesta en numerosos movimientos en todo el país. En los poco más de cinco meses de cuarentena transcurridos, el aparato represivo se cobró más de un centenar de nuevas víctimas. Los ´gestos´ de Fernández hacia la mamá de Facundo tienen este telón de fondo.

Redoblemos la lucha por el castigo a todos los culpables del crimen de Facundo y de todas las víctimas de las fuerzas represivas del Estado.

Suscribite a Política Obrera