Brasil: Justicia laboral falla contra la huelga del Correo

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de más de 30 días de huelga, el Tribunal Superior del Trabajo (TST) decidió, el lunes 21 por 4 votos contra 3, que los trabajadores del Correo deben volver al trabajo, bajo pena de multa de $R 100.000 por día. La decisión del Tribunal fue discutida por los trabajadores en Asambleas de ayer y hoy. Un sindicato (Findect) decidió levantar el paro, el otro (Fentect) resolverá hoy por la tarde en Asamblea virtual. La empresa celebró la decisión del TST.

El tribunal laboral validó la quita de derechos (Contrato Colectivo de Trabajo) a lo largo de 35 años de lucha. Representa una reducción de 40% del salario. Los trabajadores fueron condenados a pagar la mitad de los días de huelga por medio de horas extras, cuyo valor hora también fue reducido. También una quita de $R156 reales en los vales de alimentación, reducción de la baja por maternidad, reducción del 30% adicional para embarazadas, y exclusión de los vales de alimentación en vacaciones. Además, los empleados deberán seguir pagando el 50% del plan de salud. Para que se comprenda claramente el fallo, la empresa dice que ahorrará $R 600 millones al año (uol, 22/9).

Bolsonaro y el TST

La huelga se desarrolla en medio de la crisis sanitaria y económica, con un desempleo enorme, mientras Bolsonaro lleva a delante su plan de ataque y privatización de empresas públicas. El ministro de Comunicaciones, Fabio Faria, y el presidente del Correo, general Floriano Peixoto, señalaron que era necesario retirar los beneficios para mantener la “sostenibilidad” de la empresa estatal, que había obtenido casi 1.000 millones de reales en ganancias el último tiempo. El TST decidió mantener el retiro de muchas cláusulas, prevaleciendo la posición del ministro (juez) bolsonarista Ives Gandra Filho. Desde el gobierno se anunció que la estatal puede trabajar con 30.000 trabajadores de los 110.000 que posee. La jueza Kátia Arruda dijo que “en mis años en el Juzgado de Trabajo, esta fue la primera vez que una empresa propone la supresión de todas las cláusulas y derechos” (uol, 21/9).

Reacción de los trabajadores y sindicatos

Los sindicatos, antes de la decisión del TST, habían realizado una movilización y vigilia a Brasilia. Después de la decisión, la Federación Interestatal de Sindicatos de Trabajadores de Correos (Findect), que engloba a Río de Janeiro, São Paulo, Maranhão, Bauru y Tocantins, aprobó levantar el paro (Sputnik, 22/9). Douglas Melo (Findect) dijo: “somos el primer gremio en la que se pusieron en práctica todas las nuevas reglas de la reforma laboral”. Sobre la decisión del TST: “Fue un revés momentáneo. Tenemos que actuar con responsabilidad. Hay 100 mil trabajadores postales en todo el país. Existe el riesgo de represalias y despidos. Por otro lado, nos prepararemos para continuar nuestra lucha, recuperar nuestros derechos y evitar la venta de la empresa”, sin indicar cuál sería esa preparación ni cuáles serían los siguientes pasos para los trabajadores. Fentect, la otra federación, denunció la decisión del TST: “Hacemos un llamado a todos los trabajadores y trabajadoras del país a que se mantengan firmes en la huelga ante los ataques del gobierno, que utilizó el Tribunal Superior del Trabajo para atacar nuestros derechos” (uol, 21/9). . Fentect dice que quiere mantener la huelga, pero advierte que, con la decisión de los demás sindicatos, “el movimiento pierde fuerza”. Fentect celebrará una Asamblea. “En este momento estas bases no pueden retirarse ante el ataque del Gobierno Federal, que seguramente privatizará la Compañía y despedirá a miles de padres y madres si perdemos esta batalla”. Detrás de este proceso de privatización en marcha están Amazon, FEDEX y UPS, que compiten entre sí y quieren “facilidades” para la compra del Correo.

Suscribite a Política Obrera