Facundo murió de forma violenta y ahogado

Escribe Agustina Vaccaroni

Esta lucha sigue.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Tal como había anticipado Luciano Peretto hace más de un mes, la autopsia constató que Facundo Castro sufrió una muerte violenta, víctima de asfixia por sumersión. La madre de Facundo, sus abogados, el perito de parte y representantes de la Comisión Provincial por la Memoria que también actúa como querella, dieron ayer una conferencia de prensa en la cual difundieron y explicaron lo sucedido en torno a la autopsia y los pasos a seguir.

Esta conferencia se hizo aún más necesaria porque horas antes un comunicado emitido por el juzgado federal N°2 de Bahía Blanca había engañosamente anunciado que el informe pericial derivado de la autopsia realizada el 25 de agosto pasado había sido firmado en conformidad unánime por todas las partes. Los obstáculos que pusieron la policía provincial, la justicia provincial y la fiscalía federal, ahora parecen extenderse entre todos los elementos que actúan en la causa, porque la realidad es que la perito de la familia de Facundo, la Dra. Virginia Creimer, firmó en disidencia parcial. Como señaló en el marco de la conferencia de prensa, el informe pericial presentado en lo que llamó un “falso ateneo” fue hecho a espaldas de la querella. A su vez, la odontóloga forense se desdijo de lo que había apuntado en el momento de la autopsia al respecto del ´pink teeth´ (aparición de dientes rosados). En aquel momento lo había considerado un signo vital y ahora lo adjudicó a procesos postmortem. Finalmente, se mostró en desacuerdo con dictaminar que no hubiera evidencias de la acción de terceras personas en la muerte de Facundo.

Los abogados también pusieron énfasis en que los resultados de la autopsia deben ser puestos en contexto y en vinculación con otras pruebas. Entre ellas destacan las técnicas, como la geolocalización del patrullero Toyota Etios en cercanías del lugar donde fue hallado el cuerpo y los mensajes e imágenes borrados y recuperados de los celulares de la policía. El vehículo Toyota, perteneciente a lo que fue una unidad de prevención de policía local y ahora parte de la bonaerense, estuvo parado por más de 30 minutos el 8 de mayo en las áreas en donde se encontró el cadáver. Ese mismo día, los WhatsApp y mensajes de entre los policías involucrados se esfumaron. Para la querella que acompaña a Cristina Castro, esta contextualización y el conjunto de las pruebas remiten al reforzamiento de la hipótesis de homicidio. Creimer precisó que los modos posibles están relacionados con politraumatismos que pueden incluir o no un submarino húmedo, o politraumatismo y el posterior descarte.

La CPM y los abogados de Cristina insistieron en los “esfuerzos comprobados” por parte de la fiscalía y de parte de la jueza por evitar profundizar la hipótesis de la querella. Cristina agregó que lo sucedido con la odontóloga presente en la autopsia es el resultado de una manipulación y un apriete. Llamativamente, cumplidos cinco meses de la desaparición de Facundo y un mes y medio del encuentro de su cuerpo, no existen imputaciones ni detenciones en la causa. Lo que sí ha sido movilizado es el grupo GAD y la bonaerense que han hostigados testigos, familiares y amigos, bajo el argumento de “proteger a las comisarías de posibles disturbios”. Mientras tanto, la justicia rechazó el habeas corpus requerido por la querella. Para Cristina “a ellos los están cuidando, pero no les voy a pedir disculpas, porque yo tengo las pruebas”.

A la espera de los resultados de próximas pericias, continuamos exigiendo justicia por Facundo y castigo a los responsables políticos y materiales. Las implicancias han cubierto a la justicia, a la policía y a funcionarios políticos. Constituye por ello un crimen de Estado.

Suscribite a Política Obrera