Por la reincorporación de los trabajadores municipales de Avellaneda

Escribe Hernán Gurian

Reportaje a Ariel Franco, trabajador despedido en lucha.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Trabajadores municipales de la Unidad Ejecutora de Vivienda, dependiente de la Secretaría de Obras Públicas de la municipalidad de Avellaneda, se encuentran realizando jornadas de difusión de su conflicto y un plan de medidas de lucha por la reincorporación de los 15 despedidos sin motivo y contra la precarización laboral impulsada por el intendente Ferraresi (FdT). Desde la Tendencia del Partido Obrero nos solidarizamos con los trabajadores despedidos y nos sumamos a la movilización y lucha por sus reivindicaciones. Entrevistamos a Ariel Franco, uno de los compañeros afectados.

Contanos el origen del conflicto.

El origen viene desde que entramos a trabajar como becados hace 4 años aproximadamente. El sistema que utiliza el municipio para contratarnos es el siguiente: entramos como becados, donde se nos dice que se nos pagará por una capacitación laboral. Después de tres meses deberíamos pasar a ser un trabajador jornal, donde se firma un contrato cada tres meses, cobrando en blanco y con todos los aportes; pero en caso de despido no podemos reclamar nada porque en ese caso hacen figurar como que ha finalizado el contrato y prescinden de nuestros servicios. Ya a los 12 meses, debemos pasar a mensualizado y luego, según la ley 14.652, deberían pasarte a planta permanente. En ninguna de estas instancias nos entregan una copia de nada firmado por las partes y ni siquiera se nos permite tomar una foto del contrato.

Nosotros estamos como mensuales desde hace tres años cuando ya deberíamos estar en planta permanente. En julio nos avisaron de que a partir del 1 de agosto somos cooperativa. Es decir que perdíamos de este modo todos nuestros derechos y beneficios como trabajadores en blanco. Sin consultar ninguna situación personal, habiendo compañeros internados y exceptuados por la edad debido a la pandemia. Precarizando así nuestras situaciones laborales.

¿Cuántos son los trabajadores en esta situación?

Somos 15 compañeros trabajando en blanco, entre ellos compañeros internados con licencia médica por sospecha de covid 19 y mayores de 60 años. Hoy en día, a tres meses de los despidos "de palabra", somos ocho compañeros los que quedamos peleando ya que el resto de los despedidos cedieron a las presiones del municipio y firmaron una "liquidación final", aceptando así la renuncia.

En un principio nos dijeron que nos pasaban a cooperativa por "falta de presupuesto". Luego de asesorarnos sobre si este método de bajarnos la categoría era legal, y de realizar un petitorio por el pase a planta permanente, nos llamaron para anunciarnos que nos podíamos considerar despedidos con la única justificativa de que habíamos recurrido al sindicato de municipales que se declara opositor a la gestión de Ferraresi. El despido fue "de palabra" ya que no se nos ha enviado ninguna carta documento con nuestras respectivas bajas, además de figurar en el sistema como trabajadores activos. Mientras tanto, el intendente se encuentra firmando convenios y planes en conjunto con el gobierno nacional y provincial respecto a Obras Públicas, sector al cual pertenecemos. Además de aclarar que nuestro despido es por orden del secretario de obras públicas Guillermo Pesce, a quien hacemos responsable por nuestra situación y cerrarnos toda posibilidad de diálogo.

¿Cuáles son los pasos que están dando?

Primero, nos asesoramos legalmente con el Sindicato STMA (Sindicato Trabajadores Municipales de Avellaneda) ya que el sindicato al cual nos obligaron a afiliarnos bajo amenaza de despido, a cargo de Daniel Aversa (aliado de Ferraresi), se encontraba cerrado literalmente y jamás respondieron nuestros llamados y pedido de atención para asesorarnos. El STMA de inmediato se hizo cargo, dándonos contención y representación legal frente a este conflicto. Hemos realizado también un petitorio al jefe de gabinete de la municipalidad, Alejo Chornobroff, pidiendo una apertura de diálogo sin recibir ninguna respuesta. Se han realizado las tres instancias de conciliación obligatoria llamado por el ministerio de trabajo, y solamente en la tercera audiencia se presentó el abogado municipal, desestimando nuestro pedido y desconociéndonos como trabajadores municipales, aun teniendo nuestros recibos de sueldo en mano. Asimismo, representantes de la UCR han presentado nuestro problema en el concejo deliberante, donde han hecho caso omiso al pedido de debate sobre este tema. Hoy día, luego de agotar todo tipo de intento de diálogo, nos encontramos saliendo a las calles a hacer visible nuestro pedido de reincorporación inmediata ya que figuramos como empleados activos y no cobramos nuestro sueldo. Tampoco podemos ingresar a ningún otro trabajo legal ya que figuramos activos, ni podemos acceder a ningún programa gubernamental ni cobrar ningún plan creado por el gobierno nacional para paliar la situación de pandemia. Cabe recordar que el municipio desconoció el DNU que prohíbe los despidos durante la pandemia, dejándonos así en situación más precarizada aún que trabajando en cooperativa ya que no contamos con ingresos económicos de ningún tipo.

¿Querés agregar algo más?

Hacerles un llamado de apoyo a aquellas organizaciones tanto sociales como políticas que están en la lucha, ya que en estos días saldremos en una gran manifestación frente al palacio municipal en conjunto a las docentes y demás compañeros. En un grito unificado a decir basta de precarización laboral y a los despidos.

Suscribite a Política Obrera