Paritarias de Comercio: un acuerdo miserable que echa leña al fuego

Escribe Violeta y Juan – Combativos Mercantiles

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de idas y vueltas, y en medio de una bronca generalizada de los trabajadores, el 7 de octubre Cavalieri y las cámaras patronales acordaron el pago de un mísero bono.

El acuerdo implica el pase al básico de los $4.000 de un DNU y $2.000 de las paritarias del 2019, que ya veníamos cobrando. Lo nuevo es un bono de $30.000 en seis cuotas de $5.000, no remunerativos, a cobrarse de octubre 2020 a marzo 2021. Considerando que la paritaria venció en marzo y no hay retroactividad, todo el “aumento” pasa a ser un 6% anualizado.

Este bono, al ser suma fija que no distingue categorías, profundiza el achatamiento de la escala salarial. El pago del bono será proporcional a la jornada y aplicarán descuentos si el trabajador se ausenta, aunque sea un día. A su vez, se renueva el descuento de $100 en concepto de aporte “extraordinario” para Osecac, la obra social, aunque el trabajador tenga otra obra social o prepaga, mientras se comprometen en viabilizar planes de pagos y reducción de intereses para las patronales que adeuden aportes a la misma obra social. Por otro lado, las partes se “comprometen” a negociar nuevamente en enero.

Cavalieri, abiertamente del lado de las patronales

El “Gitano” arrancó el año promoviendo una reforma laboral y jactándose de haber entregado el salario; salió a atacar la lucha por la apertura de paritarias, pero tuvo que salir a anunciar que ya tenía encaminada las negociaciones salariales para tratar de contener la bronca de los trabajadores por abajo.

A finales de septiembre, la Federación de Empleados de Comercio (Faecys) dijo haber cerrado un acuerdo, pero fue desmentido por las cámaras patronales (CAC, CAME y UDECA y echó leña al fuego. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria para bloquear las medidas de fuerzas que se vienen pidiendo desde las bases, pero que Cavalieri no quiere impulsar – ni podría controlar.

En un cuadro de crisis inédita, las patronales van por la liquidación de lo que queda de cuarentena, de los convenios de trabajo y las jubilaciones. Medido en dólares, ¡el salario de los empleados de comercio pasó de U$D1.150,75 en 2015 a U$D531,70 en 2020! Una verdadera confiscación salarial perpetrada por la directiva burocrática del gremio que acompañó a los sucesivos gobiernos en defender los intereses patronales atentando contra nuestras necesidades más elementales como la salud, el trabajo, el salario y, en fin, la vida misma.

Por un sindicato de los trabajadores

Por su lado, quienes posan de opositores, pero sostienen los mismos métodos burocráticos, critican de palabra el acuerdo, pero lo dejan pasar en los hechos, pese a que las bases reclaman medidas de fuerza.

Los trabajadores de comercio, que mediante la deliberación y lucha venimos de lograr bonos en los supermercados por trabajar con alta exposición al Covid, de pelear por protocolos para prevenirlo, obtuvimos también la apertura de las paritarias que no estaba en la agenda de Cavalieri.

Este proceso nos deja con un saldo de mayor organización, con nuevas agrupaciones de bases, activistas y delegados combativos que concluyen en la necesidad de sacarse de encima a la burocracia sindical, recuperando nuestras herramientas gremiales para los trabajadores. Llamamos a estos sectores y al conjunto de los mercantiles a deliberar y coordinar acciones con la perspectiva de un congreso de bases de todo el movimiento obrero para conquistar nuestras reivindicaciones.

Suscribite a Política Obrera