Los reclamos del Barrio Stone son una causa de todos

Escribe Itatí Asís

Por planes de urbanización y vivienda en todo el distrito de Escobar.

Tiempo de lectura: 2 minutos

A dos semanas de su desalojo, las 60 familias de Barrio Stone de Escobar siguen esperando que se cumpla el acuerdo realizado con el Estado. Pese a que las familias fueron estafadas, el intendente Ariel Sujarchuk no sólo incumple con lo acordado, sino que amedrenta a las familias con “custodias” policiales y las somete a riesgosas condiciones de alojamiento en el CDI N°6 de Garín.

El 3 de noviembre pasado, a través un descomunal operativo policial, las 60 familias estafadas del barrio Stone fueron desalojadas y “repartidas” en jardines de infantes y en los CDI municipales, los cuales no están acondicionados para albergar indefinidamente a adultos, niñas, niños y bebés, adultos mayores y personas con discapacidad.

Por caso, seis familias -24 personas adultas y 8 niñas y niños- fueron alojadas en el CDI N°6 de Garín. Dicho lugar no cumple con la infraestructura necesaria ni con las mínimas condiciones sanitarias para garantizar “un hospedaje seguro” frente a la pandemia. Al hacinamiento en "los dormitorios" y reducidos “espacios comunes”, se suma la crítica situación de infraestructura (techos desprendidos, los baños inadecuados, un precario calefón eléctrico suministra el agua caliente). Las propias familias tuvieron que realizar divisiones dentro del baño para proteger y resguardar la intimidad de las niñas y niños alojados.

Además de ser expuestas y sometidas a estas paupérrimas y riesgosas condiciones de vida, las familias, son controladas por empleados municipales que realizan guardias permanentes dentro del CDI. Estos han intentado poner “horarios” para levantarse, comer, bañarse, etc., como si fuera un cuartel. Sistemáticamente vulneran los derechos de las infancias grabándolas y/o sacándoles fotos sin el consentimiento de las y los adultos responsables. El reclamo de las mamás para que las y los niños no pierdan el contacto con sus escuelas y puedan finalizar el Ciclo lectivo 2020, fue desoído por el Municipio.

Lo que pone mayor gravedad a la situación es el constante hostigamiento policial al que son sometidos. Permanentemente, en los alrededores del CDI, hay policía y efectivos de “prevención comunitaria” (inclusive en autos particulares) "custodiándolos". Son las propias familias quienes denuncian que cada vez que salen del CDI los distintos autos que “los vigilan” los “acompañan” a donde vayan. Por otra parte, pese a los esfuerzos del Estado por partir la unidad de la lucha no ha dado frutos; inclusive de conjunto aunque separados geográficamente, las y los vecinos, siguen sosteniendo de manera independiente el merendero en el barrio.

La política represiva del gobierno de Ariel Sujarchuk contra las familias del barrio Stone no es un hecho aislado. Como quedó demostrado en Guernica, responde a la política más general de un Estado impotente ante el problema de la vivienda. Es claro que Sujarchuk y su gobierno, benefician y priorizan los intereses del sector empresarial inmobiliario de los Costa y los Constantini por sobre las necesidades más urgentes de los sectores populares del distrito; los cuales, frente a la aparición de innumerables countrys y barrios cerrados, se ven cada vez más empobrecidos.

Desde la Tendencia del Partido Obrero llamamos al pueblo trabajador de Escobar a apoyar el reclamo de las y los vecinos del barrio Stone por la tierra y la vivienda. Para que inmediatamente se pongan en marcha planes de vivienda y urbanización en el Partido de Escobar; donde lo único que se ha puesto en marcha es un feroz lucro inmobiliario de alquileres y venta de tierras para “desarrollos” de los pulpos inmobiliarios locales.

Hacemos responsable al gobierno de Ariel Sujarchuk por la integridad física de las familias y exigimos que de inmediato cese el hostigamiento policial y la vulneración de los derechos del centenar de niñas y niños víctimas del desalojo.

Basta de perseguir a quienes luchan. Tierra y vivienda digna para vivir. El Estado es responsable.

Suscribite a Política Obrera