Aceiteros en lucha: "Ganar esta pelea daría pie a los demás gremios a reabrir paritarias”

Escribe Gustavo Fenoy

Tiempo de lectura: 4 minutos

Los trabajadores aceiteros del SOEA están llevando adelante una dura batalla contra las patronales por reclamos salariales y bono de fin de año. Una delegación de la Tendencia del Partido Obrero, integrada por miembros de la junta interna del Hospital Eva Perón, delegados docentes y la juventud nos hicimos presente en el piquete de Vicentín Ricardone.

En el corte pudimos palpar la presencia de un numeroso grupo de obreros convencidos de ir a fondo con el reclamo y no levantar la huelga hasta que las reivindicaciones no sean satisfechas.

Transcribimos esta entrevista con un joven delegado aceitero.

¿Cuáles son los reclamos del SOEA?

El reclamo es por un ajuste de paritarias 2020 de un 10 %, el bono pandemia que se pide un retroactivo equivalente al que dio Cofco, de 10.000 pesos por mes desde marzo; otro punto es el bono anual de fin de año o sueldo número 14, al que tiene que aplicarse el 35 por ciento de aumento sobre lo cobrado el año pasado. Son derechos adquiridos que venimos cobrando hace rato. Y un 25% para el año 2021 a revisar en junio.

¿Tienen puntos en comunes con la Federación Aceitera y Urgara?

Sí, tenemos puntos en común, menos el bono pandemia, que ellos no lo están pidiendo. Pero los reclamos van por separados, cada cual tiene su mesa de negociación.

¿Cuál ha sido el método para desarrollar la huelga?

Usamos la asamblea en los portones como principal método para decidir los pasos a seguir. Se hacen asambleas de delegados cada 24 horas para decidir el mandato de cómo continuar el plan de lucha.

¿Qué significa el "llevar la lucha al agua"?

En cuanto a llevar la lucha al agua es por los buques que tienen amarrados, que son cifras extraordinarias que pierden por día. Sin importar lo que pierden diariamente por nuestra lucha, muestran dureza porque lo que quieren es que les suban el dólar de exportación y meter una flexibilización laboral bajando los sueldos y quitándonos los logros que hemos conseguido en las puertas de la fábrica mediante la lucha. Es por eso que los compañeros siguen firmes apoyando en los portones, porque si hoy perdemos está lucha vienen por todo lo que nos costó tantos años conseguir.

¿Cómo se moviliza el cuerpo de delegados?

Juega un papel clave organizando las asambleas y llevando las decisiones de los compañeros de cada fábrica. El paro por tiempo indeterminado no está planteado, es día a día. Vamos decidiendo según lo que quieren las bases, que son quienes garantizan y aguantan está lucha.

Muchos trabajadores están expectantes de cómo sigue está lucha, porque sería un buen golpe a las patronales ganar esta paritaria para darle pie a los demás gremios a reabrir sus paritarias, que han quedado congeladas por esta época de pandemia que pasamos. Sería muy bueno plantear una marcha de todos los gremios para garantizar todas las luchas a nivel nacional como a nivel departamental que hoy en nuestra zona tenemos la lucha de los compañeros de Guerrero. Y hacer un plan de lucha por recuperar el poder adquisitivo de todos los trabajadores.

Hoy en día la CGT regional se mantienen al margen. Ya llevamos casi quince días de lucha: sería bueno que salgan con una huelga en apoyo a esta lucha que en fin es una lucha de todos los trabajadores del cordón.

¿Ves la oportunidad de un plenario de delegados de todo el cordón?

Creo que sería bueno hoy en día dejar de lado diferencias y hacer un plenario de todos los delegados para elaborar un plan de lucha en conjunto por los reclamos de todos los trabajadores y no ceder en ninguna lucha. Hoy más q nunca necesitamos la unidad de todos los trabajadores para no perder las conquistas, y para elaborar un plan para no perder más compañeros en accidentes laborales ya que desde hace años venimos sufriendo las pérdidas de compañeros por las políticas de estás grandes empresas que priorizan la producción sobre la vida de nuestros compañeros.

¿Qué opinión tenés sobre el desguace de Vicentín?

En lo que hace a la crisis de Vicentin desde mi punto de vista fue toda política; tuvimos años de muchísimo trabajo, muchos tercerizados pasaron a ser efectivos en los años anteriores para cubrir puestos de gente que se jubilaba. ¡Por ese lado no le ves la vuelta que un día para el otro presenten estrés financiero!

Si hubiese seguido el gobierno de Macri, Vicentin hubiera sido la número uno en exportación ,y así también la número uno en terminar de llevarse toda su fortuna a sus empresas extranjeras. En cuanto a los trabajadores, tuvimos un año duro en cuanto a no saber si teníamos seguridad del sueldo.

Todos los meses se hacían asambleas antes de la fecha de cobro para saber si pagaban. Hoy en día estamos trabajando a fason para un grupo empresario que se llama grupo Olio, que a su vez genera sus dudas porque es un empresario que apareció de la nada. Entre los trabajadores corre esa duda de si es o no un testaferro. El punto más importante es que mediante las asambleas logramos no perder nada del sueldo y seguir cobrando bajo el convenio aceitero, ese fue uno de los logros más importantes juntos, al no dejar que haya despidos ni retiros voluntarios. Hoy en día la prioridad es que se sigan respetando los puestos de trabajo y le decimos no a la rebaja de salarios. Porque sabemos que no debemos ceder en nada por más mínimo que sea porque dejaríamos marcado un precedente para que el día de mañana vengan con rebajas de sueldo.

LEER MÁS

Aceiteros-recibidores: sigue la huelga, si no ganamos “nos van a castigar”, Escribe, Juan Ferro

Paro de aceiteros y recibidores: declaración de URGARA, SOEA San Lorenzo y la FTCIODyARA

Suscribite a Política Obrera