¿#ChubutAGUAzo o Chubutazo contra la megaminería y el ajuste?

Escribe Iván Marín

Acerca de la orientación de la lucha en Chubut.

Tiempo de lectura: 3 minutos

La pregunta que titula a este artículo concentra un debate sobre tácticas y estrategias para afrontar la bancarrota económica, política y social que atraviesa la provincia. De lo que se trata es: si reducir las movilizaciones a la vital cuestión de la defensa del agua o si se deben articular con las luchas contra el ajuste que intenta implantar el gobierno de Mariano Arcioni.

A diferencia de otras oportunidades, esta nueva embestida del lobby minero no se da un período de crecimiento de la economía a tasas chinas o con el precio del barril de petróleo por las nubes, sino en un contexto derrumbe económico y profundización de relaciones cuasi coloniales de la provincia con los acreedores internacionales, quienes cobran sistemáticamente sus préstamos mediante la devengación automática de las regalías petroleras. Esta situación llevó a una brutal política de ajuste del gobernador desde hace tres años respondido en las calles con enormes movilizaciones, cortes de rutas, ocupaciones de dependencias estatales y puebladas. Lo que se conoció como nuevo Chubutazo, en referencia a un proceso de similares características que derivó en el año 90, entre otras cosas, con la renuncia del entonces gobernador Néstor Perl.

Con este panorama de fondo, el gobierno nacional de Alberto Fernández y Cristina Fernández exigió a Arcioni la llamada “reestructuración del Estado” y que intente avanzar con la megaminería. Es que la crisis atraviesa al país en su conjunto, por lo cual las arcas nacionales están seriamente comprometidas como para seguir ayudando a la gestión de Arcioni. A su vez, las negociaciones con el FMI (Fondo Monetario Internacional) anticipan la necesidad de seguir desarrollando actividades que recauden dólares para el pago de los compromisos.

El planteo de un #ChubutAGUAzo, en estas condiciones, debe ir acompañado de la lucha por las reivindicaciones de miles de familias trabajadoras chubutenses a quienes se les adeudan más de dos meses de salarios, el medio aguinaldo de junio y diciembre y recategorizaciones salariales. A esto se suma el crecimiento de la desocupación y la pauperización salarial, como así también el colapso sanitario producto del coronavirus y la menor inversión en salud, o la precariedad habitacional en que viven miles de coprovincianos.

El #ChubutAGUAzo como consigna aislada no dialoga ni propone una orientación al conjunto de los padecimientos que vive el pueblo. Alimenta una falsa dicotomía entre defensa del medio ambiente, por un lado, y el ajuste hambreador. Una derrota definitiva del lobby minero, aun con la aprobación de la Iniciativa Popular, requiere una lucha de conjunto para poner fin a los padeceres del pueblo y plantear una disputa de poder desde las masas explotadas. Sin esto la oposición a los intereses del capitalismo minero es superestructural.

Las burocracias sindicales estatales se han sumado a agitar la consigna del #ChubutAGUAzo, pero no movilizan a sus representados, que no cobran en tiempo y forma, ni lo hacen tampoco contra la minería depedradora. Por ello su apoyo es meramente formal; ni siquiera convocan a asambleas para discutir un plan de lucha contra la megaminería. Tienen en claro que los trabajadores les exigirán que se incorpore la defensa de sus salarios. ¡Hay que recordar que el 2020 termina sin paritarias!

El “momento medioambiental” del Chubutazo en curso desde hace tres años requiere de una orientación de conjunto. Un sector del PJ-kirchnerismo y la burocracia sindical estatal antiminera buscan postergar el estallido general de la rebelión popular que se cocina por lo bajo, por ello plantean en los hechos: “no” a la megaminería y no hacen nada contra el ajuste.

Precisamos poner en el centro de todas las asambleas contra la megaminería la cuestión del ajuste y exigir a las conducciones sindicales la realización de plenarios por sector para deliberar una salida de conjunto a la crisis. ¡Por un Chubutazo contra la megaminería y el ajuste!

Créditos: LUAN-Colectiva de Acción Fotográfica

Suscribite a Política Obrera