Se extiende el reclamo por el bono de fin de año en Sanidad

Escribe Soledad Domínguez

Tiempo de lectura: 2 minutos

El mísero acuerdo paritario firmado por la burocracia de ATSA, que establece sumas fijas sin incorporación al básico, estalló por los aires con el cobro del aguinaldo, cuando las y los trabajadores comprobamos que la plata no alcanza y que cobramos el mismo aguinaldo que en junio, con devaluación y aumentos de servicios de por medio. Es por esto que el reclamo por una recomposición salarial y el bono de fin de año comienza a hacer mella entre los trabajadores en el gremio y se extiende semana a semana.

Los trabajadores del Hospital Italiano realizan asambleas y acciones mientras en varias clínicas y sanatorios como Bazterrica, Finochietto, Otamendi entre otras se han entregado sumas de dinero que compensan parcialmente las pérdidas de la paritaria. Los trabajadores de la Trinidad, del grupo Galeno, se encuentran deliberando y reclamando por sus condiciones y reconocimiento. En algunos laboratorios se han conquistado con la lucha bonos por esencialidad, como Laboratorio Finadiet, Duncan o Temis Lostalo. La deliberación sobre un bono de fin de año también avanza en las droguerías que no han parado de producir en toda la pandemia. En Emergencias Médicas también resuena el reclamo.

Mientras nos repiten hasta el hartazgo que somos esenciales, muchos trabajadores y trabajadoras de la salud privada no fueron alcanzados por el bono de salud. Crecen los contagios en clínicas y laboratorios mientras en las empresas de emergencias y centros de diagnóstico y análisis clínico se encuentran sobrecargados de demanda. Las patronales de la salud privada, que incumplen protocolos, escatiman en elementos de protección personal para sus empleados, niegan licencias y sobreexigen a las y los trabajadores, fueron y son las grandes beneficiadas en la pandemia – todos los establecimientos cobraron el subsidio ATP.

Frente a esta situación los y las trabajadoras reaccionan, arrancan asambleas y presionan por protocolos y elementos de protección, proponen iniciativas de lucha, se suman a las jornadas que organiza Enfermería. Hay un cuadro de debate interesante, mientras la Celeste y Blanca de Daer actúa de socorrista de la patronal. ATSA ha presionado para que se amplíen las restricciones de los ATP a favor de los empresarios, pero muy poca presión en favor de las y los trabajadores.

Ahora es nuestro momento, en cada establecimiento, clínica, laboratorio y droguería, demos una pelea por el bono de fin de año. Quiénes dejamos todo por la pandemia y lo seguiremos dejando merecemos ser retribuidos.

Suscribite a Política Obrera