Perotti y Alesso pactaron la ruina de la docencia santafesina

Escribe Germán Lavini

Plenario de delegados para enterrar el ´reglamentazo´ y plan de lucha por la reapertura de la paritaria.

Tiempo de lectura: 3 minutos

En el mismo momento que los trabajadores aceiteros, luego de 20 días de huelga, con piquetes y bloqueos que paralizaron las principales plantas de la industria aceitera y puertos exportadores, conquistaban un salario básico inicial igual al costo de la canasta familiar ($93 mil pesos), la dirección provincial de AMSAFE firmaba con el gobierno de Perotti -sin mandato de las bases y sin lucha- un acuerdo ruinoso de 10%, (en realidad, 6% más 4% en negro). Para el cargo testigo sólo significa entre $3.600 y $5.000 más, según la antigüedad.

Con estos porcentajes se consolida una pérdida salarial de más del 15%, que se acrecentará con la inflación de los meses venideros. La comisión directiva firmó una política por tres meses (hasta febrero próximo), con la cláusula de un primer encuentro paritario, entre gobierno y los gremios, para el 5 de febrero, que no es más que una formalidad, un anzuelo, ya que sólo se podrá discutir la política salarial a partir de marzo.

La negociación paritaria, además, ignoró rotundamente el reclamo desesperado de los docentes reemplazantes y la situación de las 500 revocatorias de titularizaciones consumadas por el gobierno de Perotti, un precedente gravísimo contra la estabilidad laboral y los derechos conquistados.

La trama oculta

Luego de largas horas de mutismo precedieron a la finalización de la reunión paritaria, la comisión directiva provincial de AMSAFE dio a conocer la propuesta del gobierno; en el caso de Amsafe Capital, mediante un pdf y un video, promoviendo, con placas y música entusiasta, la "oferta". La directiva de Amsafe, actuaba nuevamente como la vocera de la patronal, poniendo al servicio del ajuste de Perotti el esfuerzo para hacer pasar una ´propuesta´ ruinosa.

Perotti intimó a los gremios a que la propuesta debía ser aceptada en las 24 horas siguientes, vulnerando cualquier plazo de consulta a las bases de los gremios. Esta provocación no suscitó la más mínima expresión de congoja en la directiva de Alesso, al contrario, la burocracia se valió de este mecanismo para justificar la rendición incondicional.

Lo que no fue informado era que el acuerdo ya estaba cerrado y firmado. Valiéndose del ´reglamentazo´ que le permite a la burocracia sortear la realización de asambleas de base para resolver la aceptación o rechazo, el plenario de los delegados seccionales (sin mandato) habían resuelto, ese mismo lunes, de forma exprés su aceptación, con una votación de 15 delegados a favor y 4 en contra.

De este hecho gravísimo las bases recién se enteraron al día siguiente, por los medios de comunicación, ya que ninguna directiva lo había informado oficialmente. La entrega vergonzante se había consumado de forma conspirativa, a espaldas de la docencia, mientras todavía las bases se preguntaban cuándo sería la consulta o asamblea para definir por la aceptación o el rechazo. Ya con los hechos consumados, las directivas de los departamentos dirigidos por la celeste convocaron el martes 29 de diciembre -al día siguiente de difundir la ´oferta´- a reuniones "informativas" para delegados, sin posibilidad de debate y mucho menos de votación, donde sólo se comunicó los puntos del acuerdo suscripto con el gobierno.

Por otro lado, las cuatro seccionales dirigidas por la oposición realizaron asambleas y pusieron a votación la propuesta que ya había sido aprobada el día anterior, por el plenario de delegados seccionales, o sea una convocatoria con los hechos consumados. Pero las mismas directivas de oposición, que participaron y convalidaron con su voto (negativo) el Plenario de Delegados Seccionales, no denunciaron en el momento lo ocurrido.

En la asamblea realizada por Amsafe Rosario, participaron 200 docentes. Allí se resolvió realizar una conferencia de prensa el día miércoles, en Sede de Gobernación.

Preparar el plan de lucha

De cara a la paritaria de febrero, se plantea de manera impostergable la necesidad de poner en pie una campaña por un plenario provincial de delegados y la anulación del ´reglamentazo´ burocrático. La huelga aceitera, ha plantado un faro y expresa la tendencia de la clase trabajadora a pasar a la ofensiva. Es hora de ir por la recuperación de los salarios y las jubilaciones.

Suscribite a Política Obrera