Precios “cuidados” para desarmar los “precios máximos”

Escribe Joaquín Antúnez

Tiempo de lectura: 1 minuto

El gobierno nacional está por lanzar una ampliación de la lista de “Precios Cuidados”. Su objetivo declarado, sin embargo, es desarmar el congelamiento de precios establecido a comienzos de la cuarentena, que debía finalizar el 31 de diciembre pero fue extendido hasta fines de enero. Por eso mismo, la nueva lista “cuidada” será precedida… por un descongelamiento general de precios de los alimentos.

El principal debate entre las patronales y el gobierno se desarrolla alrededor del techo de esos aumentos previstos. El gobierno quiere un máximo de 9%, mientras desde la industria alimenticia van por más. El debate, sin embargo, es tramposo, porque los aumentos en discusión ya fueron largamente superados por la realidad: sólo en diciembre, los alimentos subieron un 6%, con aumentos en la yerba y otros productos superiores al 10%.

El programa “Precios Cuidados”, que es voluntario para las empresas, pasará a duplicar su oferta, alcanzando los 800 productos. Como lo reconoció la propia Paula Español, secretaria de Comercio, “es una herramienta para salir del congelamiento” establecido para algunos productos de primera necesidad al comienzo de la cuarentena. Mientras “más robusta y representativa” sea la nueva canasta “podremos ir deslistando más rápidamente”. (Ámbito, 4/1) En otras palabras, pasamos los “Máximos” a “Cuidados” para poder descongelar los precios de la abrumadora mayoría de la canasta alimentaria. Los precios “cuidados” y “voluntarios” suelen agotar su oferta rápidamente en las góndolas de los supermercados. Cuando ello ocurre, el comprador será obligado a ir por productos “liberados”, con fuertes aumentos.

Las patronales, además, se han anotado a su favor una revisión trimestral de los precios, cuando antes eran revisados de manera semestral. Los salarios no corren la misma suerte.

LEER MÁS

Una caracterización de conjunto de la situación nacional y las tareas de los activistas y los luchadores, escribe Jorge Altamira

Suscribite a Política Obrera