Subte: una lucha tenaz contra el asbesto

Escribe Juan Ferro

Tiempo de lectura: 3 minutos

En el Subte el activismo esta haciendo, otra vez, una experiencia sindical y política importante. La lucha por la eliminación del asbesto tiene similitud con la gran lucha donde obtuvieron las seis horas, o sea una reivindicación sobre las condiciones d e trabajo. Los mineros de Jujuy, a través de sus paros y movilizaciones ,hicieron visible la defensa de sus condiciones de trabajo y la salud de los trabajadores.

Los compañeros del taller Rancagua de la línea B, ante denuncias de la dirección del sindicato sobre la contaminación protagonizaron un primer paro en 2018; una “retención de tareas“ de varios meses contra la manipulación de piezas contaminadas. Hicieron consciente el gravísimo problema que atravesaban los trabajadores del subte.

Con la lucha se ha obligado a la empresa a realizar inversiones para desabestizar vagones e instalaciones, y a que el gobierno de la ciudad retirara de la flota seus coches K 5000 (los más cargados de asbesto). Han logrado que se reconozca la contaminación -hoy más de 1900 trabajadores de los 4500 del subte están en revisación médica en el RAR, (Relevamiento de Agentes de Riesgos) que examina a quienes se encuentran expuestos a las enfermedades profesionales.

Han impuesto a la empresa la instalación de una cabina de alta tecnología en Rancagua con personal especializado de una tercerizada que elimina las partes con asbesto de cada coche antes de sacarlos a la línea. Han logrado que la empresa se haga cargo de la limpieza de la ropa de los trabajadores, pues la contaminación alcanzó, por ejemplo en España, a las esposas de los trabajadores. Lograron además el cambio de todos los cofres del taller.

Poco a poco se fue haciendo consciente entre los trabajadores que el tema asbesto afectaba todas las líneas .Los trabajadores de Rancagua señalaron que la lucha contra el Asbesto había que desarrollarla en todo el subte. Reclamaron y obtuvieron de la dirección del sindicato una fuerte campaña publicitaria.

Un relevamiento pedido por la dirección del sindicato a la Universidad del Sur reveló que de 70 piezas entregadas para el análisis, un 56% de ellas estaba contaminada y se comprobó que 13 trabajadores de Rancagua estaban afectados por el asbesto, y un alerta general sobre la gravedad de la situación.

El cuestión del asbesto es un problema de alcance mundial para los trabajadores. La solución al problema es resistida por todas las empresas del mundo pues la solución definitiva es que haya flotas sin nada de asbesto. La desabestizacion ha recorrido diversos caminos. En España (de alta contaminación) se hicieron uso de tercerizadas. En Chile ha generado importantes conflictos. Acá, la empresa contrató un grupo de trabajadores especializados conocido como la “cuadrilla venenosa”, con personal fuera de convenio, que empezó a sacar partes contaminadas, pero que tiene un bajo rendimiento.
De las recorridas realizadas con los compañeros de Rancagua y de la dirección del sindicato surgieron acciones de resistencia, como retención de tareas en otros talleres, una marcha muy combativa al SBASE y finalmente una jornada debate en talleres y trafico, y una asamblea general d e los cuatro turnos del taller Rancagua.

La asamblea de Rancagua llegó a la conclusión de se ha ido instalando en el conjunto del Subte el tema del asbesto y estableció como propósito profundizar una campaña de difusión a los pasajeros del tema. Se estableció un plazo de desabestizacion de unidades, luego del cual se ira seguramente a medidas de fuerza.

La asamblea votó además una protocolización de cada tarea de manera de evitar el asbesto. Y voto una comisión de 9 compañeros de seguridad e higiene a los efectos del cumplimiento de este protocolo.

El gobierno y la empresa ya tomaron nota de que no se puede seguir envenenando trabajadores y usuarios. La desabestizacion avanzo mucho en la B; la linea E es la más afectada, donde se plantea la renovación de toda la flota. De lo contrario, hay que rescindir el contrato de concesión de la empresa.

La tarea de base de los compañeros de Rancagua arrancó conquistas, ahora será una responsabilidad de la dirección del gremio acciones profundas en esta lucha en defensa de las condiciones de trabajo.

Suscribite a Política Obrera