Suma tu firma a la Tendencia – Una gran campaña por la legalidad

Por miles de afiliados para el PO de Altamira y de Ramal

Tiempo de lectura: 3 minutos

El Partido Obrero (Tendencia) cerró el año 2020 con un objetivo cumplido en materia de las adhesiones necesarias para iniciar la campaña de afiliaciones que permitirán obtener la legalidad electoral en la provincia de Buenos Aires y la CABA. La movilización política de los últimos meses nos permitió superar las 4000 adhesiones requeridas en los dos distritos, y avanzar también en Santa Fe. Una parte significativa de adherentes ha firmado la afiliación a la Tendencia, de modo que hemos ingresado con ímpetu en la nueva etapa. Estamos movilizados en los barrios, en las plazas y parques de estos tres distritos, y por supuesto incorporando contactos en las redes sociales.

En la CABA, comenzamos promisoriamente la campaña de afiliaciones en los barrios más populosos de la zona Sur: la Boca, Patricios, Barracas. A través de mesas y recorridas vecinales. En esa misma zona, también es promisoria la respuesta de los trabajadores de la salud. En los grandes parques, es buena la respuesta de la juventud. Las compañeras del Polo Obrero han respondido con firmeza al desafío de la campaña, Los compañeros extranjeros no tienen habilitación legal para afiliarse, aunque su residencia sea prolongada, trabajen en las condiciones establecidas y hayan constituido familias; de todos modos, muchos de ellos apoyan nuestro propósito y, claro, los hijos de aquellos trabajadores. “Nos afiliamos por nosotros y por nuestras madres y padres”, nos dijo uno de estos jóvenes en la villa 1-11-14.

En la provincia de Buenos Aires, es muy alta la proporción de compañeros adherentes que ya ha ratificado su afiliación. El desafío que tenemos es recorrer esos padrones, visitar a los adherentes para que se afilien y, además, proponerles que se colaboren en obtener el registro de afiliados. No es el mismo compromiso una adhesión y una afiliación, pero tampoco existe una “muralla china” entre ellas: es un aval para el ejercicio político de un derecho democrático, en este caso de una corriente obrera y socialista histórica. Es lo que piensan muchos activistas y luchadores que en los lugares de trabajo, ya nos firmaron la adhesión.

Estamos llevando adelante una campaña absolutamente inédita, en medio de una pandemia y de restricciones a la movilidad y al acercamiento personal. Por eso es significativo el progreso de nuestra campaña, sin que ello la haga menos difícil. En un plenario de militantes de CABA, discutimos extensamente acerca de superar estos obstáculos inéditos y concluimos en la necesidad de reforzar la “presencialidad” con la ‘visita’ digital a las relaciones de cada uno a través de redes, y desarrollar una cadena de facilitadores de nuevas afiliaciones. Obtener la firma personal será enseguida una cuestión de orden práctica

La campaña de afiliaciones no transcurre en un vacío político. La población a la cual interpelamos está sacudida por el rebrote pandémico; por la carestía galopante y la caída del salario; por la persistencia de la crisis social y los despidos. Pedimos la firma con una agenda y un programa definidos: por el control, incluido el veto, de los trabajadores a la ‘reapertura’ que reclama el capital financiero; por protocolos obreros en los lugares de trabajo; por el aumento inmediato de salarios y jubilaciones; por el sostenimiento incondicional de desocupados y subocupados mientras dure la pandemia; por un gobierno de trabajadores. Respaldamos este programa con la historia de lucha del Partido Obrero y de varios de sus principales fundadores y referentes.

Naturalmente, nuestra página es también una “mesa de afiliaciones”. Te invitamos a sumar tu firma y datos a: po-tendencia.com y permitir que la voz de la Tendencia se exprese con fuerza en las grandes confrontaciones políticas que tenemos por delante.

Para el final, un tema decisivo. Ocurre que la ciudadanía tiene un conocimiento precario de la crisis que provocó en el Partido Obrero la expulsión sumaria de 1.200 militantes por parte de una camarilla que encabeza un aparato motivado por el arribismo parlamentario – aunque sin éxitos electorales. No hay espacio, sin embargo, ni disponibilidad de tiempo, para clarificar esta crisis en una campaña urgente de afiliaciones con finalidades legales. Pero como no existen los problemas que no tengan solución, la propia actividad nos clarificó la salida: “somos el partido de Altamira y de Ramal”.

No hubo necesidad de agregar más. Vamos por todos nuestros objetivos.

Suscribite a Política Obrera