Salta: importante fallo en defensa del aborto legal

Escribe Olga Céspedes

Tiempo de lectura: 1 minuto

El juez Julio Leonardo Bavio del Juzgado Federal N°1 de Salta rechazó una medida cautelar que intentaba suspender la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) presentada por la exsenadora nacional y actual diputada provincial por el Partido Renovador de Salta, Cristina Fiore y compañía. A la par, requería al ministerio de Salud de la Nación un protocolo para que toda gestante que se acogiera a la IVE debiera pasar por una “audiencia médica” para ser informada que estaba “terminando con la vida de una persona” y que se le hiciera ver el feto a través de ecografías y escuchar los latidos del corazón. Es lo que ya existe como práctica del clero en los hospitales públicos de Salta. Sólo después de celebrarse tal audiencia, transcurrido siete días hábiles, se podría acceder al aborto.

El fallo del juez Bavio es doctrinario. Se ampara en el principio constitucional de división de poderes para señalar que la inhabilitación de una ley excede a su competencia. A la diputada Cristina Fiore y su pandilla le queda la instancia de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta.

El acceso al aborto legal, seguro y gratuito solo dependerá de las fuerzas organizadas de las mujeres y de los trabajadores con conciencia de que se trata de la defensa de la salud y de los derechos básicos de las mujeres. En el hospital Materno Infantil sólo una médica garantiza la Interrupción Legal del Embarazo (ILE). En el primer semestre del 2020 hubo 122 niñas y adolescente cursando embarazo, producto de violaciones, por la negación del acceso a la ILE. El gobernador Sáenz pretende, mediante la presión estatal convertir a la mayoría del personal de salud en objetor de conciencia. El sistema de autogestión (arancelamiento) y gerenciamiento que rige actualmente en la salud pública de la provincia conspira contra la gratuidad del acceso al aborto legal. El apoyo electoral abrumador que recibió el Partido Obrero en 2013, en medio de una batalla pública feroz con la Iglesia de la provincia, muestra la falacia de confundir la creencia religiosa con la cruzada del clero contra las niñas, adolescentes y mujeres.

Suscribite a Política Obrera