Olavarría: 1.000 afiliaciones para la legalidad de la Tendencia del Partido Obrero

Escribe Emiliano Fabris

Con un gran esfuerzo militante, muy cerca del objetivo.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Desde el domingo 10 de enero, una brigada de militantes del Partido Obrero (Tendencia) se asentó en la ciudad de Olavarría para comenzar allí una campaña de afiliaciones. Entre todas las exigencias burocráticas de las leyes electorales, se encuentra la del obtener un piso de afiliados en al menos dos secciones electorales de la extensa provincia de Buenos Aires y que opera como una enorme restricción para la intervención electoral. Exigencias que se han mantenido intactas a pesar de la pandemia.

Con recorridas de mañana y tarde por las barriadas, mesas en el centro de la ciudad, la campaña fue conquistando día a día un mayor apoyo democrático de los vecinos y trabajadores del distrito, especialmente en las barriadas más humildes, llegando pronto a las 100 afiliaciones diarias. Vinculamos la necesidad de superar las exigencias electorales arbitrarias al carácter obrero de nuestro partido, su trayectoria de lucha en defensa de los trabajadores y, por supuesto, a la referencia política de Jorge Altamira y de Marcelo Ramal.

El veloz progreso de la campaña expresa la importancia otorgada por un sector de los trabajadores del distrito a que el Partido Obrero y sus dirigentes estén presentes en la contienda electoral en el cuadro de crisis social que afrontamos. Las recorridas han arrojado contactos con trabajadores de la ciudad que mostraron interés en mantener un contacto político y organizativo.

Así las cosas, la campaña por obtener el piso de afiliaciones necesarias en la 7ma sección electoral se encuentra solo en Olavarría cerca de conquistar el 80% del objetivo con 1000 afiliaciones. Hemos desbaratado un burdo intento del aparato del PO que intentó lo imposible: separar la trayectoria política del Partido Obrero de sus constructores históricos, como lo son Altamira y Ramal, para obstaculizar la obtención de este derecho democrático. Denunciamos que un comunicado del aparato del PO ha servido para que la policía intente amedrentar -de nuevo sin éxito- a nuestros militantes.

Sin dudas, el esfuerzo y despliegue militante de esta campaña -que supone un trabajo intenso durante todo el día- ha demostrado una enorme convicción en la lucha por recuperar derechos electorales que fueron acaparados por el aparato del PO para que estén al servicio de una agitación y propaganda revolucionarias. La campaña continúa con la llegada de nuevos compañeros hasta conquistar el 100% del objetivo.

Suscribite a Política Obrera