La docencia jujeña ante la “presencialidad” de Morales

Escribe Julio Quintana

Tiempo de lectura: 2 minutos

En los últimos días, los docentes jujeños protagonizaron importantes movilizaciones para reclamar la derogación del decreto provincial 1807, firmado por el gobernador Morales en medio de la cuarentena del año pasado. El decreto, dictado en la cuarentena, suspendió los traslados docentes hacia sus lugares de trabajo en el interior. El anuncio del inicio de clases con modalidad presencial y obligatoria, plantea la posibilidad de la pérdida de buena parte de los salarios constituidos por adicionales por zona. Ante el reclamo, el gobierno anunció que pagará el 100% del salario hasta el 2022. Antes, el gobierno había anunciado una línea de créditos blandos por parte una financiera privada, ¡propiedad de un funcionario del gobierno!

Pandemia y presencialidad

De otro lado, no existen las mínimas condiciones para el regreso a clases sin convertir las escuelas en contagiaderos de covid; el sistema de salud está en peores condiciones que el año pasado. El gobierno acaba, precisamente, de suspender los exámenes presenciales. A una semana del anunciado inicio de clases, hay una crisis con la organización del sistema de transporte. La UTA local denuncia que el gobierno radical y las patronales no quieren disponer de más unidades. El crecimiento de contagios se ha hecho ver en La Quiaca y Abra Pampa.

El salario

La pérdida del poder adquisitivo de los estatales jujeños ha sido de un 60% en los últimos dos años. El gobierno prevé un aumento del 20% cuando la inflación proyectada en el 2021 ronda en el 50%. Ante este cuadro, las burocracias de Cedems (secundarios) y Adep (primarios) exigen un 40% de aumento pero son incapaces de convocar y organizar una lucha en regla.

En diciembre del 2019, la acción directa y autoconvocada de la docencia acabó con el intento de cambio de grilla de calificaciones por parte de la legislatura de Morales. Esta victoria de la lucha contrastó con las recurrentes presentaciones judiciales de las burocracias, que no han permitido avance alguno en la defensa de derechos.

Vamos por el no inicio

Ahora, los docentes autoconvocados organizan asambleas virtuales periódicas; para el viernes 12 una jornada de protesta virtual y para el sábado 13, una jornada de movilización en todos los pueblos y ciudades, por la derogación del decreto 1807, por recomposición salarial y por condiciones de bioseguridad e infraestructura en las escuelas, que no existen en absoluto.

Suscribite a Política Obrera