Leonardo Izraelson, la despedida a un querido compañero

Tiempo de lectura: 2 minutos

En este lunes, muy temprano, falleció nuestro compañero Leo Izraelson, militante del Partido Obrero Tendencia y de los Jubilados Clasistas. Venía llevando desde hace varias semanas su propia pelea contra el Covid, pero en condiciones muy desiguales. Leo arrastraba una enfermedad oncológica que, aunque había remontado, lo dejó con sus defensas deprimidas. Por ese motivo, también, fue extremadamente riguroso en sus cuidados durante la pandemia. A despecho de ello, y del excepcional equipo médico que lo atendió en el hospital Muñiz, no pudo superar la parada.

Con sesenta y cinco años, la vida de Leo estuvo inseparablemente ligada a la del Partido Obrero. Formó parte de la generación que constituyó la Unión de Juventudes por el Socialismo, en los años 70, y, en particular, fue uno de los más entusiastas impulsores de una actividad barrial en aquellos años. Leo no sólo se hacía notar por su tenacidad militante: contaba con un sentido del humor excepcional. Manejaba la ironía y el patetismo del humor judío con la ductilidad de un verdadero artista. De más joven, combinaba esa habilidad con la interpretación musical –era Leo, “el del acordeón”.

A la hora de la lucha, no escatimaba el esfuerzo y el rigor político. Fue un constructor partidario en Paternal, Versalles y varios otros barrios. Desde que abrazó el magisterio, se convirtió en un firme militante de Tribuna Docente. Más adelante, cuando la salud le impuso el retiro, fue un animador incansable de Jubilados Clasistas. Desde ese lugar, y con un importante número de compañeros, no vaciló en adherir a la Tendencia y sumar a su desarrollo en CABA, en el movimiento de jubilados y entre los docentes.

Leo incursionó también en el periodismo y la producción radial. Desde allí, y en los espacios que logró conquistar, siempre buscó la forma de difundir a los voceros del PO.

En enero del 2020, cumplió 64 años, evocando al tema de Lennon y Mc Cartney que anticipa la llegada a esa edad. Lo celebró con sus hijos, amigos y compañeros. No sabíamos que, en pocas semanas, nos veríamos adentro de la noche negra del Covid. Leo luchó contra el régimen social que incubó la pandemia, y que ha sido incapaz de sofocarla. El Covid ha tronchado la vida de millones de trabajadores y seres humanos extraordinarios. Para nosotros, todos ellos se juntan hoy en uno de nuestros compañeros más queridos, Leo Izraelson.

Suscribite a Política Obrera