Justicia por Úrsula

Escribe Partido Obrero Tendencia - Junín

Tiempo de lectura: 2 minutos

En Rojas, provincia de Buenos Aires, un policía de 25 años, Matías Martínez, acuchilló a Úrsula Bahillo de 19 años, hasta la muerte.

18 denuncias había hecho en la justicia la chica asesinada. Ella escribió a sus amigas que el ex novio la quería matar. Ni la justicia, ni el municipio de Rojas, nadie con el poder de hacerlo, tomaron medidas de protección para ella. Sí para el asesino, a quien dejaron libre amenazando continuamente a Úrsula. Ello a pesar de sus antecedentes de violación a una niña discapacitada y violencia sobre una pareja anterior, a la que amenazó con el arma reglamentaria delante de los hijos. Un criminal abusador, cubierto con “carpeta psiquiátrica” suelto por la ciudad.

Este femicidio deja aún más claro que los reclamos de las agrupaciones políticas y de mujeres responsabilizando al Estado en su conjunto de todos los femicidios ocurridos en la Argentina, están basados en una realidad. Como en Rojas, demuestran la complicidad y el resguardo que las instituciones jurídicas, policiales, tuvieron para el asesino de Úrsula Bahillo. ¡18 denuncias!

El fiscal de Junín Sergio Terrón, fue el vocero de este abandono cómplice, reconociendo en medios nacionales la impotencia del sistema judicial, que demora en tomar las denuncias de las víctimas y actúa burocráticamente ante una realidad que cada 20 horas mata a una mujer. Muy relajado, dijo que el 17 de este mes Úrsula ¡hubiera tenido audiencia! Esta gente, estos funcionarios, son parte de un engranaje enemigo de la libertad de decisión y de la vida de las mujeres. Se mofan cuando éstas van a denunciar, y apañan a los acosadores que devienen en femicidas.

Terrón le dijo a TN, que en Rojas, hasta el día de hoy, hay 8 personas detenidas en flagrancia cuando se movilizaron a la Comisaría local sin obtener respuesta. Frente al reclamo y la bronca contra la institución que encubrió a Martínez, la policía reprimió brutalmente con perdigones de goma hiriendo en el ojo a una amiga de Úrsula. Ningún policía detenido, la flagrancia de las balas de goma sobre los familiares y amigos desesperados de Úrsula fue ignorada y avalada por todo el poder político de Rojas y la justicia juninense.

La opresión hacia las mujeres, debe ser enfrentada con la organización de la clase trabajadora en su conjunto.

Impulsemos asambleas de mujeres en nuestros lugares de trabajo, de estudio y en los barrios.

Es necesario desarrollar un plan de lucha contra el Estado y todos los gobiernos que sostienen la opresión de clase y la impunidad.

Suscribite a Política Obrera