Del Plá y Foffani le piden a Sáenz que niegue alimento al Polo Obrero salteño

Escribe Marta Martín

Tiempo de lectura: 2 minutos

En la última jornada nacional de lucha, cientos de compañeros del Polo Obrero de Salta nos movilizamos exigiendo asistencia a nuestros merenderos. En base a esa movilización y una fuerte lucha política contra los funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social del gobierno de Sáenz, hemos arrancado la asistencia que reclamamos, aunque no en la cantidad y calidad necesaria.

Lo novedoso en esta ocasión fue el argumento que utilizaron los funcionarios estatales para intentar rechazar nuestro petitorio: Cristina Foffani y Eduardo Belliboni, solicitaban a la Provincia no asistir a los comedores del Polo Obrero Salteño bajo la amenaza de “denunciar” al gobierno si no accedía a su pedido. Recordemos que Cristina Foffani abandonó al PO y el Polo Obrero salteño, junto con Claudio Del Plá y Pablo López, cuando la abrumadora mayoría de sus militantes adhirió a las posiciones de la Tendencia Nacional del PO en 2019. Eduardo Belliboni, a su vez, fue quien dirigió la purga de las asambleas del Polo Obrero en todo el país que repudiaron la expulsión de más de 1.200 militantes del PO a nivel nacional y que también rechazaban los métodos punteriles que éste impuso contra los métodos históricos del Polo.

Para pesar de estos renegados, los funcionarios de Sáenz tuvieron que desistir por la firmeza de los compañeros delegados del Polo Obrero salteño, quienes reclamaron que el hambre y reivindicaciones de cientos de compañeros y familias no puede estar subordinada a los acuerdos y privilegios del Estado con Foffani y Belliboni, y que de lo contrario sería el Polo Obrero Salteño quien denunciaría públicamente este regateo punteril y redoblaría sus acciones de lucha para quebrarlo.

Integración al Estado

A estas alturas, el intento de apoyarse en el Estado burgués por parte de este grupo se devela como un método. Han hecho este tipo de pedidos en todos los municipios, provincias y a nivel nacional, logrando apropiarse por varios meses de mercadería del Polo (T) de Santiago del Estero. En su momento, Foffani en Salta y Belliboni a nivel nacional, no vacilaron en lanzar la amenaza nada sutil a los compañeros de base del Polo Obrero de que ellos eran los “únicos interlocutores válidos ante el Estado” y por lo tanto dueños de las conquistas obtenidas, para quebrar la organización en beneficio propio. Aún así, la forja clasista de miles de compañeros a nivel nacional los llevó a rechazar estos métodos punteriles y a poner de pie desde la nada el Polo Obrero Tendencia.

Como se sabe, Salta es una de las cunas del movimiento piquetero, con las históricas puebladas en Mosconi y Tartagal, que dieron lugar a la estructuración nacional del movimiento piquetero a través de las asambleas nacionales piqueteras. Foffani, Belliboni y toda la camarilla que usurpa el PO y el Polo Obrero a nivel nacional, han decidido romper con esta herencia histórica y cambiarla por la rosca con el Estado para negar reivindicaciones a organizaciones de lucha, justo cuando el hambre y la miseria social crecen sin parar, como hace 20 años, y el régimen social responsable de esta situación antepone su supervivencia a la de millones de trabajadores en el marco de la pandemia de covid. Foffani, en nombre también de Del Plá y López, cierra filas con el Estado que tiene presa a nuestra compañera Yolanda Vargas.

Vigencia

Las importantes, aunque insuficientes conquistas, que le hemos arrancado al Estado han sido posibles por la defensa del método histórico clasista conque irrumpió el movimiento piquetero: las asambleas de base, planes de lucha y la independencia política y organizativa del Estado y sus partidos. Con estos métodos, los métodos históricos del Polo Obrero de Salta, reforzaremos nuestra lucha para acabar el régimen de miseria y hambre con el que ahora se coaligan, Foffani, Belliboni y Cía.

facsímil

Suscribite a Política Obrera