Asamblea Suteba Bahía Blanca vota paro de no inicio por 48 horas

Escribe Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 3 minutos

Con la presencia de 80 docentes, la asamblea de Suteba Bahía Blanca votó parar por 48 horas ante el inicio del ciclo lectivo en forma presencial, convocado para el 1 de marzo próximo, sumándose de esta forma a lo resuelto por instancias de base del SUTEBA La Matanza, Tigre, Ensenada y Escobar y del Plenario Provincial Multicolor del jueves 25. El 1 de marzo, también paran Ademys (CABA), el SUTE (Mendoza), ATEN (Neuquén) -con cinco días de paro-, y docentes auto convocados de Tucumán.

Nuevamente la asamblea recogió un rechazo generalizado a la presencialidad, ante la falta de condiciones para ella. En la asamblea se informaron casos positivos de COVID que ya se registraron en escuelas de la ciudad y de la zona. Los compañeros de la Granate -mayoría en la conducción de la seccional- informaron de un relevamiento hecho a 40 escuelas donde no se llega a cumplir siquiera lo establecido por la primera versión del “Plan Jurisdiccional por un retorno seguro” que, por otra parte, acaba de ser modificado y fue fuertemente criticado durante la asamblea. También las condiciones laborales que se vienen arrastrando durante todo el 2020, cuya precariedad se va a intensificar ante el planteo de convivencia con el COVID en las escuelas y que alcanza incluso a los equipos directivos. Durante la asamblea, llegaba un nuevo comunicado que excluía de las dispensas a los docentes que tengan menores a cargo y sin clases presenciales.

Al momento de votar, se presentaron dos mociones y finalmente se votó por mayoría (56% de los votos) “rechazar la vuelta a la presencialidad sin que se garanticen las condiciones seguras para todas las escuelas en el marco de la pandemia con paro de 48 horas para el lunes 1 y el 2 de marzo”.

Debate

Nuevamente quedaron planteadas dos posiciones en relación a las “condiciones seguras” para aceptar o no la presencialidad escolar. La Granate y su referente, Enrique Gandolfo, afirmaron que “no están garantizadas las condiciones de higiene y de infraestructura”. Propuso entonces la siguiente moción, que fue votada por mayoría: “Lxs docentes participantes de la asamblea, denunciamos que mientras se mantiene un riesgo epidemiológico alto, el gobierno no garantiza las condiciones edilicias, de provisión de elementos de limpieza, sanitización y protección personal para el regreso a las actividades presenciales luego de un año donde las escuelas estuvieron cerradas y que el gobierno no realizó ninguna refacción ni construcción de nuevas escuelas”. Por “riesgo epidemiológico alto” debemos entender contagios masivos por COVID de una pandemia que lleva más de 50 mil muertes en la Argentina, ingresando en la “segunda ola” y que tiene mayor circulación en estos momentos que durante el 2020. Un riesgo que tiene una respuesta inmunológica mediante vacunación absolutamente mínima. Día tras día se informa de brotes de contagios en las escuelas de Argentina a partir de la presencialidad resuelta por el gobierno. Las adecuaciones edilicias -que no se hicieron en ningún caso- no significan, por otra parte, que los integrantes del sistema educativo estén exentos del contagio, lo cual solo puede resolverse mediante una vacunación masiva que ahora el gobierno anuncia, luego de haber decretado la presenciliadad “con protocolos” y de vacunarse ellos mismos en forma clandestina.

Los límites de esta consideración por parte de Gandolfo son la contrapartida de su defensa cada vez mayor -tanto en el plenario Multicolor como en la asamblea- de la “importancia de la presencialidad en las escuelas”. Así, ante el paro de 48 horas que llevaran a cabo las seccionales de Matanza, Tigre, Escobar y Ensenada, Gandolfo evitó una confluencia y contrapuso un paro de 24 horas sin perspectiva de continuidad, para volver a las escuelas el 2. La moción recibió el apoyo de Tribuna Docente “oficial”, rompiendo la unidad de acción de los Sutebas Multicolores pero, sobre todo, demostrando que el reclamo “por condiciones seguras” se inscribe, en definitiva, en la línea de apoyar el retorno a la presencialidad en pandemia o, dicho de otra forma, en no impulsar un movimiento huelguístico para que el gobierno dé marcha atrás. Pasaron de atacar el paro en Escobar del 17 a proponer 48 horas en algunas seccionales, pero sólo 24 horas en Bahía Blanca.

Tribuna Docente Tendencia mocionó parar 48 horas, en sintonía con lo ya resuelto por cuatro seccionales Multicolor. También lo hizo la lista Coral que integra Monserrat Gayone, Marrón/PTS y MST. Esta moción resultó aprobada por mayoría. Como programa del paro propusimos: “En defensa de la salud y la vida, rechazamos la presencialidad en pandemia y sin vacunas” que obtuvo el 35% de los votos y, en este caso, solo en común con la lista Coral.

Las 48 horas de paro y no inicio representan un enorme mojón para la docencia que está enfrentando las consecuencias criminales de esta presencialidad. Tenemos por delante una enorme agitación y difusión del paro, con conferencias de prensa y recorrida por escuelas y por la necesidad de continuar con esta lucha por defender la salud, la vida y la educación pública.

Suscribite a Política Obrera