Salta: docentes autoconvocados votan el no inicio de clases

Escribe Jimena Maidana

Tiempo de lectura: 4 minutos

Este sábado 27 de febrero, en Salta Capital, se realizó la asamblea provincial de docentes autoconvocados, convocada por las asambleas del norte provincial (Orán, San Martín, Iruya, Santa Victoria y Rivadavia), capital y Cerrillos. Docentes de Cafayate, Los Andes y Rosario de la Frontera se sumaron a su convocatoria, aunque no pudieron participar presencialmente. La Asamblea fue transmitida en vivo tal como solicitaron muchos docentes.

Después de 4 horas de debate -atravesadas por la noticia del fallecimiento del profesor capitalino, Juan Cruz, por covid 19-, se votó un paro de una semana para reclamar la inmediata vacunación de todo el personal educativo, la cobertura por ART del contagio por Covid, la contratación de ordenanzas e inversiones en infraestructura, como condiciones para poder volver a la presencialidad. Además se rechazó la propuesta salarial del gobierno por insuficiente y se reclama un salario igual al costo de la canasta familiar, indexado por inflación.

La reconstrucción de la Asamblea Provincial

La realización de esta asamblea provincial es el resultado de una tenaz batalla que libraron los docentes autoconvocados combativos contra las maniobras del gobierno y del “cuerpo de delegados autoconvocados”.

Sáenz se ha empecinado en la vuelta a las aulas y para ello ha establecido la ficción de un plan de refacciones de los establecimientos educativos, que no ha frenado el derrumbe edilicio de muchas escuelas y varios establecimientos no podrán comenzar con clases presenciales de todos modos. Armó un “plan jurisdiccional” para garantizar la organización del dictado bajo medidas imposibles de cumplir por límites de infraestructura, falta de recursos y por indefiniciones serias, por ejemplo, sobre cómo proceder ante un contagio de Covid, siempre dejando la responsabilidad ante un eventual contagio en los directivos, ordenanzas y docentes. Por último, y horas antes de la asamblea provincial autoconvocada, firmó un aumento escalonado hasta octubre con la burocracia de la intergremial docente (ADP, Sadop, Amet, UDA, UPCN, etc.), que es presentado como un 40,5% de aumento cuando en realidad no llega al 20%, en tanto impacta solamente sobre el básico.

El “cuerpo de delegados”, por su parte ha desconocido a los delegados de Orán, Cerrillos, los Andes, a dos de los tres delegados de capital y a una de los dos delegados electos en San Martín, por haber llamado a asambleas y haberse sometido al mandato se las bases. Ha evitado llamar asambleas y, cuando llamaron a una en Salta Capital, desconocieron el mandato de unificación con todos los sectores autoconvocados que se votó allí. Sólo una vez convocada la asamblea provincial llamaron a la suya propia bajo la consigna “autoconvocados de la plaza” y reconocieron a último momento a los delegados de Los Andes para ganarlos a su política. De todos modos, por la presión de las bases, han debido rechazar la oferta salarial del gobierno y votar también cinco días de paro.

La lucha por la huelga

El debate giró sobre la presencialidad bajo la pandemia, la consigna sobre el salario y la duración de la medida de fuerza a votarse. Se fue delineando una división de aguas entre el activismo independiente y Tribuna Docente salteña, por un lado, y de los activistas del FITU (PTS, MST y el grupo de docentes que rompieron con Tribuna Docente y el PO salteños). Mientras el primer sector defendía que, en pandemia y sin vacuna, no había protocolos que valgan, informaban de debates de escuelas que peleaban por el no inicio y la huelga por tiempo indeterminado, y que la consigna salarial debía ser un salario básico igual al costo de la canasta familiar, para dejar de pedir porcentajes y superar definitivamente los salarios de pobreza de la docencia; los activistas del FITU defendían la vuelta a las escuelas sobre la base de difusas “condiciones seguras”, consideraban que no había ánimo de paro en las bases y proponían un paro de 24 horas, aunque después intentaron acomodarse proponiendo uno de 48 horas y volver a las aulas, rechazando también la moción de los compañeros de Orán de un paro de 72 horas. En lugar de impulsar la iniciativa de la huelga, se ponían en ‘stand by’ hasta ver qué hacían las bases. Un debate que los activistas que dieron nacimiento a la autoconvocatoria discutían contra los burócratas de ADP, en el 2002-2004.

El bloque de hecho entre el activismo y los compañeros de Tribuna Docente se terminó imponiendo en todas estas votaciones, abrumadoramente, fundamentalmente porque entroncaba con las conclusiones que los activistas vienen sacando con 15 años de lucha bajo el método de las autoconvocatorias. Sin embargo, en un abierto desconocimiento de lo votado por la asamblea provincial, la corriente 9 de Abril, del PTS, está llamando a los activistas a que solo paren por 48 horas y carnereen el conjunto de la huelga que fue votada.

Comienza una lucha clave

Desde el domingo, el activismo combativo autoconvocado ya está llamando a reuniones regionales y por escuela para debatir las resoluciones votadas y de este modo pelear por el desarrollo del paro. Mientras muchas escuelas no han comenzado presencialmente por problemas de infraestructura o casos sospechosos, otros docentes han comenzado a adherirse ante la inviabilidad del plan jurisdiccional y el peligro del sistema de transporte que sólo hoy sumó 400 mil usuarios.

Si bien las huelgas autoconvocadas de la docencia salteña siempre han contado con un gran apoyo popular, hoy en día representan el interés del conjunto de la población que será perjudicada si se impone el regreso a las aulas como lo exige el gobierno y lo habilitó la burocracia sindical. Los compañeros de Tribuna Docente y del PO salteños, adherentes a la Tendencia nacional del PO, nos jugaremos el todo por el todo por el triunfo de los docentes autoconvocados.

Suscribite a Política Obrera