Detengamos los desalojos en la Ciudad

Escribe Partido Obrero Tendencia - CABA

Tiempo de lectura: 2 minutos

A la inflación, aumento de precios, reducción de salarios y jubilaciones, y una desocupación creciente se le suma el aumento de los alquileres e impuestos, y los desalojos que se llevan adelante a pesar de regir un decreto nacional que los prohíbe.

La “nueva normalidad”, tan difundida en los medios de comunicación, no es más que un renovado ataque contra las condiciones de vida de la clase obrera.

Rodríguez Larreta, el 22 de febrero último, consumó el desalojo de 22 familias del conventillo de Vespucio 65, La Boca, en un operativo que contó con la presencia de 150 efectivos policiales de la Ciudad.

El saldo: 70 adultos y 40 niños en la calle, en plena pandemia del COVID.

En Constitución y la zona de Villa 31 también se han perpetrado operativos similares.

A esto se suma que, en la Ciudad, según relevamientos, el 56 % de los inquilinos no puede pagar su techo, incluidos los que tienen trabajo.

Negociados inmobiliarios

Los gobiernos de turno, del color que sean, aseguran los intereses de la especulación inmobiliaria, a costa del techo y la vida de la familia trabajadora.

Por ejemplo, el conventillo de la calle Vespucio 65 fue comprado por la empresa Alarmas Comahue S.A. Lo hace “con la gente adentro” para pagar por debajo del precio de mercado y revenderlo a un precio mayor una vez consumado el desalojo

La Legislatura porteña vota leyes de “rezonificación urbana” que provocan el aumento artificial del precio de la tierra.

Fracaso de la “relocalización”

Las instancias "negociadoras" de la Defensoría del Pueblo y otros intermediarios ha sido un rotundo fracaso. Ofrece “subsidios” para “gestionar” una relocalización, que legitima el atropello.

Mienten quienes dicen que no hay desalojos, tanto por la vía judicial como a través de grupos de choque o inclusive incendios intencionales.

Resultado, vivir en la calle en plena pandemia o buscar algún lugar incierto en provincia.

Asambleas, organización y plan de lucha

A las penurias de los desalojos judiciales y represivos, y las “rezonificaciones” de la Legislatura, proponemos enfrentarla con la organización y coordinación de los sin techo en un plan de lucha común que:

Prohíba los desalojos en toda la Ciudad de Buenos Aires.

Aumente el 100% de los subsidios habitacionales para los que alquilan.

Un subsidio a los desocupados y reparta las horas de trabajo.

Establezca un plan de construcción viviendas sociales y Obra Pública bajo el control de las organizaciones de desocupados de los barrios de la Ciudad de Buenos Aires.

Trabajo genuino con un salario mínimo de $100.000.- que representa el costo de la canasta familiar.

Suscribite a Política Obrera