Los trabajadores del Posadas ante “la vacunación VIP”

Escribe Tribuna de Salud (Tendencia) – Hospital Posadas

Tiempo de lectura: 2 minutos

El escándalo de “las vacunas VIP” puso de manifiesto cuáles fueron las prioridades durante la pandemia para el Ministerio de Salud a cargo de Ginés González García, los trabajadores de la salud tuvimos que luchar por los equipos de protección personal que en muchos centros de salud no llegaron en tiempo y forma. Tampoco fuimos vacunados con prioridad, ni siquiera los de guardia.

El vacunatorio de privilegiados demostró que hubo una planificación para vacunar a los amigos del poder mientras que en la Argentina se murieron 52.000 personas, entre ellos trabajadores de la salud, y 7.000.000 de jubilados esperan vacunarse.

En el Hospital Posadas, el Director Alberto Maceira fue partícipe necesario de todo este entramado, él mismo fue hasta el Ministerio de Salud a vacunar a la camarilla gobernante y familia. Rechazó que Horacio Verbitsky se vacunara en el Posadas de forma irregular para no generar un conflicto en nuestro hospital, sin embargo lo realizó en el Ministerio. Facilitó que alrededor de 70 personas se vacunaran a través del hospital “salteándose la fila”, lo que el mismísimo Presidente de la Nación, Alberto Fernández, ha dicho que “no es un delito”.

La derecha sale a hacer declaraciones en los medios de comunicación sobre “el vacunagate” pero cuando gobernaron hundieron al país en la miseria social, despidieron miles de empleados estatales con 20 años de antigüedad, vaciaron el sistema sanitario y llevaron adelante todo tipo de negocios a costa de la salud pública.

Bajo la gestión macrista en el Hospital Posadas, el ex Director Pablo Bertoldi, junto al Director de RRHH, Juan Ignacio Leonardi, en complicidad con la burocracia sindical de ATE Morón, configuraron “listas negras” de activistas, despidieron más de 1.000 empleados, y espiaron de manera ilegal a los trabajadores en coordinación con la PFA.

Hace unos días la conducción de ATE sacó un comunicado en defensa de la gestión actual, esta maniobra intenta ocultar todas las prebendas que ATE Morón tiene con las autoridades, y tenía bajo la gestión macrista.

Los trabajadores de la salud seguimos laburando en pandemia en condiciones deplorables con sueldos miserables de pobreza, y en algunos casos en los índices de indigencia.

¡El “personal estratégico” para defender la salud y la vida somos nosotros, los trabajadores!

Organicemos un plan de lucha por todas nuestras reivindicaciones:

Juicio y castigo a todos los responsables, que la causa judicial no quede en la nada como siempre pasa en la Argentina.

Salario igual al costo de la canasta familiar ($100.000).

Pase a planta para todos los precarizados.

Publicación integral de todos los vacunados.

Control de la vacunación por parte de trabajadores electos.

Elección de las autoridades del Hospital por parte de los trabajadores.

Abolición del secreto y fórmulas de fabricación, para su producción en escala y cantidades necesarias.

Suscribite a Política Obrera