La cerealera Vicentin entró en default

Escribe Juan Ferro

Tiempo de lectura: 2 minutos

La crisis de Vicentin, que también abarca otras empresas nacionales en la exportación de granos y la elaboración de aceites, es la resultante de una fuerte lucha interna entre las patronales cerealeras.

La exportación de alimentos ha tenido un proceso de enorme concentración de capitales que produce quiebras entre los grupos capitalistas. La exportacion de cereales harinas y aceites no ha caído en la Argentina, pero China, el principal comprador de alimentos del país ha decidido desde hace algunos años abaratar los costos de exportaciones invirtiendo en cerealeras.

Hoy Cofco la cerealera estatal china domina ampliamente el mercado (exportó el año pasado 10.000.000 de toneladas), duplicando a cualquier otra exportadora, y además ha comprado los paquetes accionarios de Nidera y Noble. Hoy estas tres empresas dominan ampliamente el mercado. Los chinos han “adecuado” costos al concentrarse -esa es la explicación d e los despidos de Nidera- y, a su vez, producen la quiebra de grupos como el de Vicentin que se endeudó seriamente para competir con los pulpos chinos que lo han dejado en situación de default.

Aunque el dueño de Vicentin sea el principal operador de la Bolsa de Rosario, esto solo le ha permitido el otorgamiento de créditos a esta altura impagables con el propio Banco Nación.

La actual situación de los trabajadores

La planta esta parada por que se otorgaron vacaciones a todo el personal hasta el lunes 20. Antes de retomar las tareas, el sindicato aceitero dirigido por Pablo Reguera convocó a una concentración en la puerta de planta para discutir los pasos a seguir.

Reguera, que es un entregador serial de las conquistas históricas de los aceiteros, ha aceptado la modificación del convenio a pedido de las empresas, permite una cantidad de contratados que supera largamente los efectivos y siempre ha permitido también un amplio dominio patronal sobre los ritmos y las condiciones de trabajo.

El problema de Vicentin se presenta para los trabajadores del Cordón como un problema general de la zona y siempre ha habido respuestas de los obreros del Cordón a estas quiebras patronales. No hay que olvidar que esta cerealera aunque compita en desventaja con los monopolios chinos ha hecho millonadas de dólares por lo no pueden quedar dudar de que ningún aceitero debe quedar en la calle.

La CGT de San Lorenzo debe convocar a un plenario general de delegados y activistas del cordón y transformar a Vicentin en una lucha de todos hasta garantizar la defensa de la totalidad de puestos de trabajo. Si Vicentin va a la quiebra, que sea estatizada por el gobierno provincial bajo control de los trabajadores. Necesitamos una enorme movilización, un paro de la CGT de San Lorenzo para defender esos puestos de trabajo.

Una de las plantas de Vicentin esta afiliada en Buenos Aires a la Federación. No ponemos en un mismo plano al entregador Reguera con la Federación, pero de la misma debe surgir una respuesta de garantía de los puestos de trabajo de la planta de Avellaneda - que no debe ser la misma que la del cierre de Nidera donde finalmente se perdieron los puestos de trabajo de centenares de aceiteros

Así como la CGT de San Lorenzo se pronunció en contra de la adhesión del gobierno nacional a que la provincia se adhiera a la nefasta ley nacional de Riesgos de Trabajo, también debe pronunciarse y actuar contra los despidos de Vicentin.

Ningún despido en Vicentin. Que se abran los libros. Que la CGT de San Lorenzo llame a un plenario general de delegados y activistas en defensa de las fuentes de trabajo. Que el gobierno provincial se haga cargo de la empresa bajo control de los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera