Salud: por un programa de lucha que refuerce las autoconvocatorias en todo el país

Escribe Tribuna de Salud (Tendencia)

20M Conferencia Sindical de la Tendencia del Partido Obrero.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Cuando se registran nuevamente 8.000 mil casos por día y suman ya más de 50 mil muertos en nuestro país, el gobierno nacional a través de un nuevo decreto ha decidido continuar con el “distanciamiento social” (DISPO), algo que en concreto no significa ninguna medida de protección a la población.

La primera ola de contagios se ha fusionado con la segunda y las cepas que están causando estragos en el Brasil y Paraguay han ingresado por las fronteras ante la falta de políticas de contención. Mientras el conjunto con las gobernaciones del país envía a docentes y estudiantes a las aulas a contagiarse, el plan de vacunación no avanza.

En defensa de la vida

La lucha presente, por la vacunación para los trabajadores de la salud en los distintos hospitales de Buenos Aires y todo el país responde a una crisis en la administración discrecional por parte del Estado de los pocos lotes de vacunas que han llegado y pone de relieve la necesidad de poner bajo control de los trabajadores la administración de los recursos elementales para defender la salud y la vida de los trabajadores y de la población en general . Esta lucha empalma directamente con la resistencia de los docentes de una gran cantidad de provincias a volver a las aulas sin antes haber sido vacunados.

Los gobiernos han improvisado una campaña mediática de empadronamiento y vacunación mínima sobre el plantel docente para evitar el quiebre del plan de inicio de la presencialidad que dé vía libre a la vuelta a la normalidad del trabajo en todos los rubros y eliminar definitivamente los “gastos covid”, que es el gran reclamo de las grandes patronales capitalistas del país que han sido favorecidas durante toda la pandemia con subsidios millonarios para costear impuestos y salarios.

Salario

Sin haber derrotado a los trabajadores de la educación, las burocracias sindicales se han apresurado a cerrar unas paritarias express a espaldas de los trabajadores para hacer pasar el techo del 30% que les pidió el presidente Alberto Fernández en su discurso del inicio de las sesiones legislativas días atrás. La respuesta no se ha hecho esperar entre los trabajadores cuando la inflación de los primeros meses oscila entre el 3 y 4 % y la proyección anual es del 45% como mínimo. Tucumán se encuentra en un proceso de huelgas desde el 6 de enero, mientras en Neuquén y Santa Fe, los trabajadores estatales y docentes respectivamente se movilizan desafiando estos acuerdos inconsultos de la burocracia estatal. Lo mismo el personal de salud de la ciudad de Buenos Aires que se movilizó en una caravana que copó el centro porteño mientras la burocracia de médicos municipales cerraba un acuerdo en sintonía con UPCN, Sutecba y ATE en todo el país. El personal del sistema privado ha consagrado solo este año una pérdida de casi el 10% sin contar el mes de marzo, mientras los trabajadores se anotician por los diarios y medios de comunicación lo que resuelven sus “representantes”. No hay grieta entre las conducciones de nuestros gremios.

Los bonos no remunerativos y cuotas, han sido paliativos que semestre a semestre van consagrando la caída del salario de forma silenciosa cuando al final del cuento la cláusula gatillo no es remunerativa. La pérdida ya es histórica y ha colocado a los salarios en el orden del valor de la canasta de indigencia y de pobreza. Exigimos la reapertura de las paritarias, que sean libres y que se voten entre los trabajadores delegados paritarios en cada lugar de trabajo para lograr un salario básico de 100 mil pesos para todo el personal.

Precarización laboral

El ataque a nuestra salud ante la falta de vacunación siendo la primera línea contra el covid, tiene un paralelo exacto no solo con la destrucción del salario, sino también con el grado de precarización contractual. Tanto en privados como en públicos, las becas y contratos temporales son cortados y modificados con el único objetivo de no ampliar la nómina de planta, cuando faltan médicos, terapistas, enfermeros, trabajadores sociales, psicólogos, personal administrativo, etc. Es necesario poner un coto a esto y reglamentar temporalmente el pase a convenio y planta del personal público, privado y domiciliario según antigüedad como así también terminar con el mono tributo. Esto se expresa con el no reconocimiento de la profesionalidad para el personal de enfermería y dcon la decisión del gobierno de la ciudad de excluir, ante la falta de derechos elementales como contrato,salario o art a los trabajadores concurrentes en vez de otorgarlos y fortalecer el sistema de salud. Es una lucha que deben tener presente los miles de jóvenes enfermeros y médicos de la Provincia de Buenos Aires y de Tucumán que han logrado con su lucha poder terminar sus carreras e incorporarse al mercado laboral.

El ataque al presupuesto público que impacta en la salud en el peor momento responde a los ajustes que exigen el FMI y acreedores de la deuda externa que el gobierno ha pagado religiosamente a costa de las condiciones de vida de la población. En este sentido Tribuna de Salud Tendencia denuncia que a pesar de haber sido legalizada, la falta de personal y de presupuesto es la punta de lanza para atacar la implementación de la IVE de forma segura y profesional en los hospitales, donde el personal especializado es empujado a la sobrecarga y precarización cuando no es perseguido por las direcciones y gestiones objetoras de conciencia según manda la ley votada.

Un pronóstico

La tensión social y el malestar de los trabajadores madura rápidamente con el desarrollo de la pandemia y la gestión capitalista de los gobiernos. Esto coloca en un cuadro de crisis a la burocracia sindical que ha sido garante de este proceso que fracasa y que advierte sus consecuencias en las rebeliones populares de Formosa y Paraguay. El gobierno en devolución de favores ha pospuesto las elecciones de delegados, comisiones internas y sindicatos tratando de evitar una respuesta organizada de los trabajadores en la conformación de nuevas listas antiburocráticas. Pero advertimos, la rebelión de los trabajadores es como el agua y se abre paso como sea.

Los movimientos autoconvocados que sacudieron hospitales, regionales y provincias enteras durante el 2020 llegaron para quedarse y crecer en un proceso natural de coordinación con otros trabajadores de otros sindicatos como el de los docentes o estatales en una lucha única por la vacunación, por los salarios y contra la precarización laboral.

La tendencia del Partido Obrero llama a los luchadores de la salud a formar la agrupación nacional e interdisciplinaria Tribuna de Salud y los convoca este 20M a debatir un programa de lucha junto a trabajadores de otros sindicatos del país en la primer conferencia sindical de la tendencia del Partido Obrero.

Suscribite a Política Obrera