Bariloche: “Prácticamente no se nombraron trabajadores en el hospital”

Escribe Elena Florín

Entrevista a Karina Farías, delegada del hospital zonal Ramón Carrillo.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Durante la Jornada nacional de lucha por la salud, en Bariloche, entrevistamos a Karina Farías, licenciada en Enfermería, delegada del hospital zonal Ramón Carrillo en ASSPUR, la asociación sindical de los trabajadores de la salud pública de Río Negro.

¿Como ves la situación de los trabajadores de la salud?

K.F.: Estamos empezando como sindicato. El 18 de marzo se hizo la presentación pública en Viedma. Fuimos 200 representantes de los 36 hospitales de Río Negro. La Comisión directiva tiene diecisiete compañeros. Tres titulares son de Bariloche.

En las reuniones paritarias participan cinco miembros de ASSPUR pero lamentablemente sin voto porque todavía no tenemos la personería jurídica.

¿Cómo ves la gestión de la pandemia?

K.F.: Con mucho déficit. De los 900 trabajadores que tiene la planta del hospital hay 300 licenciados por edad o comorbilidades. Hasta el día de hoy lo que se nombró es muy insuficiente. Es decir que los 600 estamos sobrecargados.

En las terapias intensivas de adultos y pediatría, las jornadas -que deberían ser de seis horas- son de ocho, los trabajadores se ven obligados a cumplir doble turno. Es decir trabajan dieciséis horas siendo que la ley de insalubridad determina que en áreas cerradas como la terapia intensiva la jornada es de seis horas.

Ponerse el equipo de protección es una odisea porque nos faltan manos. No se puede ponérselo uno mismo. Otro gran problema es la falta de capacitación, por ejemplo, cuando cambian de ubicación a un profesional que no está capacitado para cumplir la tarea específica de terapia intensiva.

En relación a la sobrecarga laboral hay que referirse a los trabajadores de Lavandería ya que se triplicó su trabajo ya que se agregó toda la ropa usada en los hoteles de aislamiento y no tuvieron ningún refuerzo.

Por otro lado, el estado del hospital donde se atienden los enfermos respiratorios está en un estado de vetustez preocupante. Y algo espantoso es que se está teniendo que decidir a quién se le pone respirador y a quién no. Mientras tanto tenemos el monumento a la mala praxis que es la construcción del nuevo hospital, paralizado desde hace ya tres años.

¿Cómo viven los trabajadores esta nueva ola de contagios?

K.F.: Con mucho miedo y angustia. Miedo a contagiarse, pero sobre todo a llevar el virus a sus familias. Y la angustia también tiene que ver con trabajar en riesgo tantas horas. Y para colmo, con un pésimo salario. Calculamos que perdimos el 75% del salario. Trabajamos dieciséis horas diarias para no llegar a la canasta familiar.

Por eso hoy salimos a las calles para reclamar recomposición del 75% para todo el personal de salud, reconocimiento de ASSPUR como representante de los trabajadores, el fin de la precarización laboral, una paritaria exclusiva para sector de salud, ley de insalubridad para todo el personal, la disminución de la edad jubilatoria y jubilación del 82%. Convocamos a la unidad de los trabajadores de la salud de Rio Negro.

Suscribite a Política Obrera