Sin romper con la ley de patentes

Vacunación en Brasil: la legalización de los ´colados´

Escribe Osvaldo Coggiola

Tiempo de lectura: 2 minutos

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que privatiza la compra de la vacuna, con el apoyo de su presidente, Arthur Lira, y una amplia mayoría. El texto anteriormente vigente preveía que el 100% de las dosis compradas por las empresas fueran donadas al SUS (Sistema Único de Salud) mientras durara la inmunización de los grupos prioritarios. Eso se empantanó. De acuerdo al nuevo texto, no solo las empresas, sino también las asociaciones, sindicatos y cooperativas podrán adquirir vacunas. Podrán optar por donar el 50% de las dosis compradas al SUS o simplemente extender la vacunación a familiares de empleados, asociados o miembros. Las personas jóvenes y sanas tendrán acceso a las vacunas antes que las personas vulnerables.

El texto aprobado permite a las empresas comprar inmunizadores que no hayan recibido autorización de Anvisa. Basta con que hayan sido autorizados o registrados por una autoridad sanitaria extranjera reconocida por la OMS. El texto aprobado abrió un nicho de mercado para el gran capital. Todas las compras, sin embargo, tendrán que hacerse a través del Ministerio de Salud: los empresarios se quejan de la burocracia estatal, pero dependerán de ella para comprar vacunas; el objetivo es simplemente saltarse la línea de vacunación del SUS. El Ministerio de Salud se utilizará para realizar compras que no cumplan con los criterios de universalidad o equidad.

La legalización del “fura-fila” (colados) ocurre cuando la Fiocruz ha logrado triplicar su producción diaria; el mayor problema sigue siendo la dependencia de la importación de insumos. Los proyectos de ley que sugerían la ruptura de patentes de vacunas no fueron aprobados, el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, eliminó el tema de la agenda. El proyecto principal es del senador Paulo Paim (PT), y propone romper la patente de vacunas, pruebas y medicamentos para enfrentar la pandemia. Si los proyectos son aprobados por el Congreso, los ministros de Bolsonaro propondrán un veto presidencial. Jorge Bermúdez, de Fiocruz, observó que "en el caso de las vacunas, Brasil podría traer la producción de vacunas de mayor reproducibilidad y menor complejidad".

El gobierno dejó de gastar R $ 80,7 mil millones (13,3%) de los R $ 604,7 mil millones autorizados para enfrentar la pandemia; la mayor parte de este valor corresponde a ayuda de emergencia. El presupuesto autorizado para el programa fue de R $ 322 mil millones; Ya no se utilizaron R $ 28,9 mil millones. A pesar del agravamiento de la crisis, el beneficio se redujo a la mitad y posteriormente se suspendió. Un estudio de FGV mostró que desde la suspensión del beneficio, en agosto de 2020, hasta enero de 2021, 18 millones de personas comenzaron a vivir en extrema pobreza.

En medio de estas políticas reaccionarias, y no en contradicción con ellas, el STF deshizo la maniobra del presidente del Senado, que pretendía proteger a Bolsonaro en relación a la creación y un IPC de la pandemia. La Comisión puede convocar a declarantes y romper el banco y otros secretos. Alrededor del Presupuesto, Centrão y Planalto se preparan para una pelea de bandidos. Arthur Lira, el más afectado por el veto presidencial al Presupuesto aprobado en la Cámara, por haber prometido las enmiendas durante su campaña a la presidencia de la Cámara, tiene 106 solicitudes de juicio político en su cajón. La crisis política brasileña avanza a pasos agigantados.

Suscribite a Política Obrera