Neuquén “contagia” a Río Negro

Escribe Elena Florín

Tiempo de lectura: 2 minutos

La lucha de los trabajadores de la salud autoconvocados en Neuquén, que siguen en las rutas, comienza a propagarse en la región.

En Río Negro, los autoconvocados de la salud anuncian un paro para el martes 20 y plantean ir a las rutas. Continúan así la lucha iniciada con la jornada del 7 de abril pasado.

Harán cortes parciales, con volanteadas, y cada localidad le imprimirá su modalidad. Pero en todos lados habrá paros, movilización hacia las rutas y asambleas. La ruta de la fruta, en el Valle, es equivalente a la ruta del petróleo en Neuquén, que los autoconvocados de aquella provincia mantienen en corte.

Los compañeros de Río Negro reclaman aumento salarial de 75% al básico, participación en la mesa paritaria y ley de insalubridad para todo el personal. El anuncio del paro coincide con la modificación unilateral del Convenio Colectivo de Trabajo del sector salud por parte del gobierno. De cara a las movilizaciones que se vienen, ahora el gobierno dice que esa modificación fue “un error”. Pero estas idas y vueltas levantan las sospechas y desconfianza hacia un gobierno que ha ignorado los reclamos y hasta dejó plantados a los representantes de los trabajadores. Los autoconvocados consideran que La Mesa de Salud que le arrancaron al gobierno con las luchas del año pasado es una burla.

Por otro lado ATE Río Negro, alineado con el oficialismo de Juntos Somos Rio Negro se declara tardíamente en asamblea y alerta, no por la miseria salarial y superexplotación laboral sino solamente por la modificación del convenio colectivo. UPCN, en su momento, se retiró de la Mesa paritaria y se llamó a silencio.

Hay una pelea por el reconocimiento de la nueva agrupación de trabajadores de salud, que está asociada a Fesprosa.

La “primera línea” de la salud no quiere más aplausos, quiere trabajar con un salario y condiciones que le permita vivir. No quieren seguir con jornadas de dieciséis horas, sin licencias ni vacaciones, con equipos de protección inadecuados, y sin nombramientos suficientes de personal para tener relevos en la titánica tarea de atender la pandemia.

Es hora de coordinar todas las luchas de la región.

En Neuquén el elefante despertó. Ahora despierta Rio Negro.

LEER MÁS

Rodríguez Larreta, una protesta ruidosa, por Jorge Altamira

Larreta-Alberto, el sainete de los viernes, por Marcelo Ramal

Suscribite a Política Obrera