Paritarias: Cavalieri y una provocación a los trabajadores de comercio

Escribe Combativos Mercantiles y Telemarketers en Lucha

Tiempo de lectura: 4 minutos

El secretario general del sindicato de Comercio, Armando Cavalieri (Faecys), firmó la paritaria 2021 en un mentiroso 32% en cuotas, pagaderos desde Marzo 2021 hasta Marzo del 2022 con cláusula de revisión en Enero. Las cámaras empresariales (CAC, CAME y UDECA), el gobierno nacional y la cúpula sindical sellaron así una rebaja del salario real. La burocracia se pliega a la línea de ajuste que acordó de palabra el gobierno con las cúpulas sindicales al inicio del año determinando que los “aumentos” debían rondar alrededor de la proyección inflacionaria mentirosa de 29% que establece el presupuesto 2021, cuando la inflación mensual ronde entre el 4 y el 5% y todos los analistas calculan que la anual superará el 50%, por lo que aquel planteo al que se suma tardíamente Cavalieri ya ha quedado al desnudo como una estafa, de hecho en tan solo 4 meses la inflación se acerca al 20%, y gremios como el neumático han firmado por el 54%.

El entreguismo de Cavalieri

El ruinoso acuerdo alcanzaría el 32% ¡recién en febrero del año entrante! Es en cuatro cuotas de 8% - Mayo, Septiembre, Enero y Febrero - de las cuales las dos primeras son no remunerativas por lo que no se contabiliza para el medio aguinaldo. Al final de Abril el aumento del 8% ya implica una rebaja salarial respecto del 17% en el que rondará la inflación de Enero - Febrero - Marzo - Abril y luego en septiembre el 8% debería contener la inflación de tres meses más. Así mes a mes la inflación le va ganando con creces al “aumento” que no es más que una rebaja de nuestro poder de compra.

Se trata de un acuerdo ruinoso, ¡en todo el 2021 tendríamos solo un 16% de aumento! Ello se agrava si consideramos la perdida que ya arrastramos del acuerdo anterior, en la que de marzo a marzo se verificó una inflación del 42,7%, mientras la paritaria 2020 fue de un 35% hasta marzo 2021, perdiendo más de 7% sin contar que abril no existe en las cuentas.

Un trabajador de call center con un salario básico de 21 mil pesos este año tendría un aumento de solo 3.360 pesos. En contraste con este acuerdo de hambre estuvimos exigiendo, durante el mes de marzo y abril, un aumento del 50% con indexación para ganarle a la inflación. Cavalieri, con descaro, festeja que el básico llegará a los 74 mil pesos… en marzo de 2022, mientras que hoy la canasta familiar ronda los 120 mil pesos.

Obras sociales, una caja negra

Dentro del acuerdo rebajado, estuvo la moneda de cambio para la entrega del salario a la patronal, a saber, la caja de la obra social. Cavalieri acordó una “contribución extraordinaria mensual de 300 pesos por trabajador a fin de poder garantizar la cobertura médica del sistema solidario de salud”, reza el comunicado del sindicato. El secretario general amasará unos 360 millones de pesos extras para el negocio de la burocracia sindical que transa a costa de la vida de los trabajadores.

Para los casos de sospecha de coronavirus, hay sucursales de OSECAC que no cubren el hisopado. Existen patronales que se hacen cargo del PCR y otras que envían a sus empleados al sistema de salud público. La obra social cada vez tiene menos coberturas, lo que significa un gasto extra y estrecha su atención a centro de salud propios. La obra social debe hacerse cargo 100% de toda patología, incluido el covid-19; solo el control de sus afiliados dirigido por delegados electos con mandatos revocables podrá desmantelar este negocio con las cajas.

¿Y las vacunas?

La semana arranca con tres trabajadores de comercio fallecido por coronavirus, pero en el acuerdo no aparece el tan anunciado petitorio para que se vacune a los trabajadores de comercio por ser esenciales. El anuncio quedó en el discurso para poner paños fríos ante la indignación de lo que nos pasa a los trabajadores de comercio. Las paritarias son instancias para discutir todas las reivindicaciones y conquistarlas con asambleas con mandatos y plan de lucha. Nada de esto hizo ni promovió la burocracia cavallierista o la supuesta oposición Muerceista. Siempre a espaldas de los trabajadores.

Por un sindicato de los trabajadores

La manifiesta colaboración con la patronal de la burocracia sindical es un cáncer para los que vivimos de nuestro trabajo. La “oposición” de Muerza y sus acólitos de la agrupación Nueva Generación de Comercio con su silencio y la ausencia de asambleas, mandatos y medidas de fuerza por el salario ha sido parte de la entrega. Ahora pretende disimularlo “rechazando” el acuerdo… con flyer y memes. No cabe esperar más de quien actúa como seguridad privada de Alfredo COTO.

Con la entrega consumada tampoco han llamado aun a asambleas ni a ninguna medida de fuerza, a lo que probablemente se vean obligados por la presión de los trabajadores.

Entretanto las bases rechazan fuertemente la entrega de Cavalieri y se propaga la posibilidad y el reclamo de un paro. Con críticas a ambas alas de la burocracia. Llamamos a impulsar estas energías tomando como guía las recientes paritarias del neumático y vitivinícolas que conquistaron el 54% y 55%, respectivamente.

Este es el camino que debemos tomar para enfrentar la política del triunvirato que nos arroja cada vez más a la indigencia y al covid-19.

Superemos a estos burócratas que consultan a las empresas y no a los trabajadores. Pongamos de pie asambleas autoconvocadas para exigir un 55% indexado por inflación, junto a toda la agenda de los trabajadores de comercio, para impulsar un plan de acción huelguístico por nuestras postergadas reivindicaciones.

Suscribite a Política Obrera