Coronavirus en el Hospital Moyano: seis muertes en cinco días

Escribe Silvia Allocati - Secretaria Gremial de AGIHM

Tiempo de lectura: 2 minutos

En el desarrollo de cinco días, los trabajadores del hospital Moyano hemos recibido la noticia de la pérdida por covid de seis compañeras vinculadas a la institución. Se trata de compañeras jubiladas y activas de enfermería, trabajo social y una psicóloga.

La desidia y el abandono en el sistema de salud no discrimina profesiones, cargos ni responsabilidades, mal que les pese algunos. Stella Bonazolla falleció después de permanecer en la unidad de terapia intensiva del sanatorio Anchorena. También la “la negra” Dos Santos, enfermera ella con la que compartimos risas, trabajo, y muchas cosas más durante años. Norma, trabajadora social, ha dejado su impronta en el servicio en la defensa de las tareas profesionales con ética y honestidad.

Aún nos estamos enterando de los acontecimientos en el Hospital Moyano, ya que la información diaria sobre la situación de contagios en el hospital ya no es clara ni de fácil acceso desde el inicio de la fuerte suba de la curva de contagios. El tsunami de casos desborda la capacidad de procesar la información en un sistema sanitario vaciado, donde el Moyano no es excepción, sino la regla. Según los casos hispanos de la unidad funcional de urgencia del hospital, son 41 los casos pero no se contabilizan los detectados en otras instituciones.

Con 25.000 casos por día y una ocupación de camas a más del 100%, las dudas o cuarentenas a medias son políticas que abonan el camino de lo que ya es una catástrofe sanitaria, y por lo tanto la responsabilidad del estado y sus gobiernos sobre cada muerte que estamos llorando en el hospital y en nuestros hogares. Porque cinco muertes en una semana no es una excepción, sino una regularidad; y no sólo en hospitales, sino también en familias que se ven duramente golpeadas por la pérdida de varios integrantes.

Las vacunas para todo el personal y usuarios que hemos conseguido los y las trabajadoras del hospital Moyano con la lucha y organización no son suficientes si las aulas siguen abiertas y las restricciones no son contundentes. Los comerciantes del oxígeno para los respiradores especulan con los precios porque sube la demanda y los gobiernos les aseguran a las prepagas sus camas en los hospitales públicos y aumentos de tarifas. Días, semanas, meses de internación, lejos de sus papis, eso sí es un trauma para los niños, no la falta de “socialización” que se le atribuye a la escuela aun en una pandemia. La indignación es tan grande como el dolor de nuestras pérdidas y la de nuestros compañeros y sus familias.

Desde la agrupación Naranja en el hospital Moyano acompañamos el dolor de nuestros compañeros y familiares en estos momentos. Nos convocamos a deliberar los pasos a dar para hacer como los trabajadores de la salud de Neuquén, ponernos de pie en defensa de nuestros salarios, para trabajar menos y descansar lo necesario para seguir luchando contra la pandemia sin perecer en el propósito. En defensa de la incorporación de personal para reforzar los servicios y por un presupuesto suficiente para las condiciones del hospital y del equipamiento necesario que toda la población necesita. En estos días se están desarrollando asambleas en distintos hospitales que son la expresión de una búsqueda de soluciones a estos y mas problemas. Es el camino a andar para la salud en CABA. El Moyano estará presente.

LEER MÁS

Las “nuevas” restricciones, un traje a medida para la UIA y los fondos internacionales, escribe Marcelo Ramal

Suscribite a Política Obrera