Salta: el Partido Obrero y el Nuevo MAS de Salta acuerdan una alianza electoral

Escriben Marcelo Ramal y Julio Quintana

Tiempo de lectura: 5 minutos

El Partido Obrero de Salta -vinculado a la Tendencia del PO- y el Nuevo MAS arribaron a un acuerdo para presentar listas comunes en las elecciones provinciales del 5 de julio próximo.

El propósito de este acuerdo ha sido expuesto con toda claridad en el comunicado que dieron a conocer los dos partidos. Se trata sumar esfuerzos para desarrollar la campaña electoral de la alianza y de cada organización. El gobernador de Salta y el PJ de la provincia se jactan de que, desde 1983 a la fecha, han enterrado a las oposiciones que pretendieron convertirse en alternativa política – el último caso, el Partido Obrero, que en 2013, había logrado ganar las elecciones en la ciudad capital. Los candidatos oficiales del capital financiero y agrario de Salta se presentan a las elecciones desde una posición ‘hegemónica’. De otro lado, el anterior liderazgo del PO en Salta se sumó a la expulsión de mil doscientos militantes a nivel nacional, incluida la mayoría aplastante de la militancia salteña. En la provincia se plantea, en consecuencia, una lucha por la reconstrucción del PO, en este caso particular, en el terreno electoral.

La minoría oficialista del PO de la provincia ha jugado la carta de la judicialización de la crisis del Partido, como lo ha hecho en todos lados el aparato nacional. En un partido obrero y socialista, esto significa la injerencia del Estado capitalista en una organización que lucha por suplantarlo por medio de un gobierno de trabajadores. Desde esta posición política, esa minoría, que encabezan Claudio Del Plá y Pablo López, se presenta a elecciones sin partido ni personería electoral, en la lista del FIT-U. En los días previos a la presentación de listas, el PTS intentó una maniobra para marginalizar al Partido Obrero con propuestas imprecisas, a modo de *“globo de ensayo”. Ahora dirá que el PO de Salta rechazó una unidad que nunca le fue propuesta, sino todo lo contrario. El FIT-U ha protagonizado varias acciones parlamentarias que están reñidas con el socialismo y la independencia de clase, y es desde esa posición que dan una pelea faccional al PO. Desde las páginas de Política Obrera, hemos destacado que ni siquiera Izquierda Unida, que se definía, por principio, en el terreno de la democracia burguesa, había llegado a ese extremo. En dos votaciones importantes en la Legislatura porteña, la diputada de Autodeterminación y Libertad ha votado contra un proyecto de ley sionista y otro de negociados en Boedo, en tanto la representación del FIT-U lo hizo a favor. La expulsión de la Tendencia del PO, por parte del aparato oficial, ha tenido como consecuencia una desnaturalización del programa y los métodos del Frente de Izquierda. El acuerdo práctico entre el PO de Salta, vinculado a la Tendencia, y el Nuevo MAS, para las elecciones de julio próximo, se inscribe en esta batalla por los principios de la democracia obrera, el socialismo y la independencia de clase.

Los grandes medios de comunicación pretenden que la crisis humanitaria (pandemia y miseria social), en Argentina, se reduce al AMBA. Es, sin ninguna duda, más grave en las provincias. Es donde se destaca Salta, con su sistema sanitario desbordado y una aguda crisis social, mientras su gobierno y la presunta oposición, atiende la ventanilla de los acreedores financieros de la provincia y los inversores en el turismo, del Banco Macro, y de los sojeros, el negocio los madereros, los azcucareros, los mineros y los petroleros. En este cuadro, nuestra campaña electoral se centrará en el distanciamiento social de los sectores no esenciales, mientras prosiga la pandemia y esté ausente la vacunación, que debe ser sostenida por un ingreso para las familias trabajadoras que no sea inferior a la canasta familiar. Con esta finalidad, planteamos el rechazo al acuerdo con los acreedores de la deuda pública, que acaba de firmar Gustavo Sáenz, con la complicidad de todos los partidos patronales; la reestatización del Banco Macro y la investigación de su operatoria desde la privatización; la expropiación de los latifundios dados en gratuidad por los gobiernos precedentes de la provincia, para que sean gestionados por colectivos campesinos y de trabajadores del campo. La lucha contra la deforestación y la depredación del medio ambiente, es inseparable de la lucha contra el monopolio del capital.

Los programas del PO y del Nuevo MAS contienen varias reivindicaciones comunes. El salario mínimo igual a la canasta familiar, la reducción de la jornada laboral (sin afectación del salario) para la contratación de los compañeros desocupados, el reforzamiento urgente del sistema hospitalario frente a la pandemia, la jornada de 6 horas para los trabajadores de la salud y una acción obrera internacional por la expropiación de los monopolios farmacéuticos – ello junto a la lucha por romper con el FMI, el apoyo a las rebeliones continentales y la lucha por gobiernos de trabajadores y por la unidad socialista de América Latina. Entre nuestros partidos existe una diferencia política acerca de la lucha contra la presencialidad educativa y laboral en pandemia, cuya importancia no sólo se traduce en términos prácticos, sino en la caracterización de la crisis humanitaria desatada por el capital, en la época de su decadencia. Con esta delimitación, reivindicamos, el PO y el Nuevo MAS las luchas docentes por la suspensión de la presencialidad, votadas en asambleas, y denunciamos el fallo reciente de la Corte Suprema. Las divergencias serán objeto de discusiones y debates.

El Partido Obrero está organizado en la mayor parte de la provincia – al menos en sus centros políticos y sociales: las principales ciudades y pueblos de los departamentos de Orán y San Martín, y en Capital. El acuerdo PO-Nuevo MAS abarca esencialmente las candidaturas de la capital. En el norte de Salta, nos presentamos una docena de listas municipales, apoyadas por comités de base, como ocurre en Orán, Colonia Santa Rosa, Hipólito Irigoyen, Tartagal, o Mosconi, y otras localidades. Es importante conquistar o retener representaciones políticas en esa docena de comunas.

La Tendencia que encabezan Del Plá y López irán en las listas del FIT-U, como inquilinos sin partido ni personería. Es el golpe final que recibe la primacía indiscutida del PO en la provincia durante casi dos décadas. Es la consecuencia de centenares de expulsiones, métodos de censura y arribismo político. El aparato y estos dirigentes son los responsables.

Contra viento y marea, o sea en estas condiciones adversas, el Partido Obrero de Salta ha defendido sus prinicipios y derechos políticos, y una presentación electoral que tendrá listas en casi todo el interior de la provincia.

El PO encabezará las categorías de senador, diputado y concejal, en la capital, y el Nuevo MAS la de convencionales constituyentes. El PO presentará , en el cuadro del frente, candidaturas propias en Orán, San Martín, Rosario de Lerma y Metán; y en los municipios de San Ramón de la Nueva Orán; Hipólito Yrigoyen; Pichanal; Colonia Santa Rosa; Mosconi, Tartagal, Aguaray, Salvador Mazza; Rosario de Lerma y Metán. El NMAS, por su parte, en el cuadro del frente, aporta las candidaturas en Rosario de la Frontera, Cerrillos y en el municipio de San Lorenzo.

Sin duda, es la representación de izquierda más abarcativa y completa de la provincia. Recoge, en lo sustancial, el trabajo histórico del Partido Obrero en Salta, representado en las grandes luchas piqueteras del norte provincial en los años del Argentinazo; el trabajo docente provincial con las grandes referencias de Capital y Orán; y el pasado y presente de lucha de municipios como Colonia Santa Rosa. La generación de militantes que encabeza hoy este desarrollo se ha caracterizado por su intervención en todas las luchas recientes, como la de los mineros; la docencia contra la presencialidad letal; la lucha hospitalaria y el gran combate en defensa de la mujer trabajadora que han significado las movilizaciones por Yolanda Vargas. Esta generación ha rescatado el legado histórico del PO salteño, en oposición a los dirigentes que se han sometido al mandato expulsivo y de aparato de la camarilla que usurpó nacionalmente al Partido Obrero.

La militancia de Salta, de norte a sur y de oeste a este, va a desplegar toda su fuerza para desarrollar una campaña electoral que servirá de tribuna, organización y reclutamiento de luchadores. Su eje: el programa del socialismo y de la clase obrera contra la pandemia y su gestión capitalista.

Leer más en... Plataforma electoral del acuerdo “Partido Obrero-Nuevo MAS”

Suscribite a Política Obrera