Santa Fe: Perotti insiste con la presencialidad escolar

Escribe Germán Lavini

Tiempo de lectura: 4 minutos

Finalmente, el martes 18, a través de un decreto difundido en horas de la tarde sin conferencia y sin dar la cara frente a la situación de la que es responsable, el gobernador Perotti, comunicó la suspensión de la presencialidad escolar en los departamentos la Capital, Rosario, San Lorenzo y otras localidades de la provincia, junto al anuncio de una serie de restricciones de la circulación. Perotti se ha visto forzado a admitir el fracaso rotundo de una política, que ha sumido a la provincia al mayor desastre sanitario de todos los tiempos; el fracaso del marquetinero eslogan del "regreso seguro" y la "presencialidad cuidada".

El decreto tardío, sin embargo, ha sido acompañado de una resolución del ministerio de Educación que obliga a la docencia, al personal y a los asistentes escolares, a seguir asistiendo a las escuelas. Incluye a los alumnos y estudiantes, que deberán seguir desplazándose a los establecimientos educativos a recoger las actividades. La medida no garantiza tampoco el soporte y la conectividad para la virtualidad. Se perpetra además un nuevo ataque a los docentes reemplazantes ya que dejan de ser cubiertas las dispensas de los titulares (artículo 500). Se implementa de facto una doble jornada y una sobrecarga laboral, ya que los docentes deben entregar actividades de manera presencial en un turno y sostener la virtualidad en otro. También se establece que la modalidad de educación especial siga en siendo presencial, una discriminación aberrante contra un sector vulnerable. La medida, limitada en el tiempo, no comprende a todo el territorio provincial, ya que la condición para la suspensión es que se llegue al colapso total, sólo ante esa circunstancia se aplica el botón rojo.

Descontrol

El colapso sanitario lo reflejaron todos los titulares de medios locales durante la mañana del lunes 17.

Se han agotado las camas críticas y tampoco se cuenta con más personal de Salud para ampliar la atención, o incluso seguir amontonando camas. En la capital santafesina, se han montado hospitales de campaña para hospitalizar personas en carpas en el predio del Regimiento, una manga de lona corta la Av. Freyre, principal avenida céntrica de la ciudad, para unir el Hospital Cullen con las carpas del hospital de campaña, porque el mismo personal el que debe repartirse para atender a los pacientes en ambos lugares. También se ha desalojado y desguazado la escuela especial Nº2090, que funcionaba detrás del Hospital de Niños "Alassia", de Santa Fe, para incorporar camas de internación en sus aulas. "Todo lo que se amplió ya se consumió", reconocieron el gobernador y su ministra de Salud en referencia a los respiradores y camas que llegaron como refuerzo de Nación. Sobre los terapistas recae ahora la horrorosa decisión de tener que escoger a quién salvar. El nivel de presión sobre trabajadores de salud es insostenible y proporcional a la desidia aperturista y criminal impulsada por los gobiernos. La realidad indica que hoy "la mayor cantidad de camas se liberan por decesos, no porque los pacientes se recuperan" fueron las declaraciones del director del tercer nivel del Ministerio de Salud de la provincial, Mediavilla. Incluso, por estas horas, la provincia gestionaba infructuosamente derivar pacientes a provincias vecinas. No se busca salvar vidas, sino administrar la catástrofe y salir del paso.

Un colapso administrado

Perotti y los intendentes son quienes edificaron este desastre anunciado. Luego de que el Ministerio de Salud de la Nación declarara a la mayor parte del territorio provincial “en estado de Alerta Epidemiológica”, se anunció la demorada suspensión- por unos días- de la presencialidad escolar, sólo en algunas localidades.

Por medio de medidas desesperadas, parciales, "focalizadas" y perecederas, el gobierno intenta dosificar el aumento de contagios para que, apenas se descomprima y afloje un mínimo la saturación del sistema sanitario, reiniciar el ciclo de la "nueva normalidad administrada". El lucro capitalista en la provincia de las grandes ganancias del negocio de las exportaciones agropecuarias, no acepta interrupción y demanda el sacrificio de vidas que sean necesarias.

El papel de la docencia será clave

La dirección de Amsafe dio a conocer la semana pasada, antes de los anuncios, que el número de contagios en edad escolar se multiplicó un 541%. Pero la misma conducción de Amsafe fue promotora de la apertura de las escuelas y del "regreso cuidado" a las aulas. Ha dejado correr la presencialidad pandémica que desembocó en este descontrol de contagios, sin convocar a asamblea, ni medidas de lucha, mucho menos paro. Las seccionales docentes conducidas por la oposición (Rosario, Caseros, General López y Belgrano) tampoco han sacado los pies del plato. No se han delimitado del planteo de la Celeste, que sugiere al gobierno "cierres provisorios, temporales y focalizados", en la línea de la ´presencialidad cuidada´ que siguen sosteniendo aún hoy ante la evidencia del fracaso de esa orientación y los hechos, ni han preparado a la docencia para poner en pie un plan de lucha. En la capital santafesina, en cambio, el Frente 4 de abril viene desarrollando el reclamo de la suspensión inmediata y han realizado actividades callejeras.

Este fin de semana ha fallecido otro docente por Covid19, la ciudad de Esperanza. El compañero trabajaba en la escuela técnica N° 455. A pesar de atravesar un cuadro crítico de pulmonía, no pudo acceder a una cama de terapia, es la situación a la que se expone a la población trabajadora.

Nos convocan a resignarnos a una calamidad humanitaria; queda en nuestras manos la defensa de la salud y la vida. Llamamos a que se convoquen y autoconvoquen asambleas para votar la inasistencia a las escuelas en toda la provincia. Poner en pie comités contra la presencialidad. Impulsar la huelga contra la presencialidad escolar y todas las actividades no esenciales; que el Estado asista a la población afectada; garantice el soporte y conectividad para desarrollar la virtualidad escolar, que se cubran las licencias y dispensas y se establezca un salario para reemplazantes. Hasta que la vacunación se extienda de manera masiva en la población y existan condiciones sanitarias y epidemiológicas efectivas para el regreso.

Se está perpetrando un crimen de Estado de magnitudes inconmensurables. Nuestra respuesta debe ser acorde a lo que está en juego.

Suscribite a Política Obrera