“Una lucha que marca un antes y un después para enfermería”

Manuel Piris, trabajador de la salud de Santa Cruz

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hace tres meses que los trabajadores de la Salud de la provincia de Santa Cruz se encuentran en lucha. Este jueves, han obtenido un compromiso del gobierno provincial en relación a su pliego de reclamos. Su principal punto es que dejaría sin efecto una reforma laboral en curso.

Durante el fin de semana pasado, se viralizó un video donde la policía de Santa Cruz reprimía y desalojaba salvajemente un acampe de los trabajadores en la puerta de la gobernación. El accionar generó indignación, pero también despertó una red de solidaridad en todo el país.

Mientras el gobierno nacional dice reconocer a los trabajadores de la primera línea, la realidad es que ha cerrado con las direcciones sindicales paritarias que los condenan a la pobreza y a la sobreexplotación - doble jornada y horas extras - en un cuadro de agotamiento extremo ante la segunda ola.

Frente al reclamo de los trabajadores, hay represión, como la hubo en el acampe de los trabajadores de la salud en Posadas, o en la legislatura porteña el año pasado. Los trabajadores de Neuquén, luego de su enorme lucha, enfrentan sumarios del gobierno provincial. En Córdoba, Salta y otras provincias referentes de la lucha de la salud son perseguidos o despedidos por defender los derechos más elementales, como insumos de bioseguridad o un salario que alcance para cubrir la canasta familiar.

Los compañeros de Tribuna de Salud en la Tendencia del Partido Obrero se comunicaron con el enfermero Manuel Piris, uno de los referentes de la lucha de los trabajadores de Santa Cruz en huelga de hambre, y nos relató lo siguiente:

Durante el fin de semana se viralizó que un sector de enfermeros fueron reprimidos por la policía. ¿Podes contarnos cómo fue ese hecho?

Nos encontrábamos en el acampe cuando, a la madrugada, llegó infantería para desalojarnos. En ese momento estaban también mis hijos, otro personal de salud y una estudiante de la Universidad, a todos nos llevaron a la comisaría. No nos dejaban comunicarnos con nuestras familias o abogados. Luego que se viralizó la situación, y comenzaron a concentrarse en la puerta de la comisaría diferentes personas y nuestro abogado exigiendo la liberación, nos soltaron. Ese tiempo lo aprovecharon para llevarse todas las cosas del acampe que habían quedado.

Cómo fue hasta aquí la lucha de los trabajadores de la salud de tu provincia. ¿Podes contarnos cómo se están organizando y cuáles son los reclamos?

En particular aquí estamos reclamando por la reforma laboral, con cortes de calle y un mes de acampe en la puerta de casa de gobierno, hasta que en el último fin de semana la infantería nos desalojó. Por mi parte, continué con una huelga de hambre de sólidos desde hacía más de 25 días. Estamos sufriendo todo tipo de presiones y hasta una campaña sucia de los medios locales. También tenemos en contra desde el sindicato hasta el Ministerio de salud y el gobierno provincial.

¿Cómo se está viviendo la segunda ola en Santa Cruz?

Nos está agarrando peor que el año pasado. Hace tres meses que el gobierno quiere modificar la Ley Laboral que implica quitar los francos compensatorios. Hay menos personal de salud. Abrieron una guardia pediátrica pero con personal de otros hospitales. Hace poco habilitaron el hospital militar, pero con médicos y enfermeros de Buenos Aires, Además, cerró una clínica ubicada en Río Gallegos. El Hospital público de allí está totalmente colapsado, con el agravante de que no sólo se mueren por Covid 19 sino también por otras enfermedades que no están siendo atendidas a tiempo. Hay un alto porcentaje de fallecidos de acuerdo a la población (750 muertes por 180 mil habitantes) la situación es catastrófica.

La lucha, con el correr de los meses, logró reducir la carga horaria de los contratos Covid, aumentar el valor de las guardias, el reconocimiento de los fines de semana y la apertura de más de once paritarias de salud que no estaban anunciadas. Sin embargo, la lucha continuó hasta terminar con el intento de reforma al convenio que pretendía eliminar los francos compensatorios. A pesar de que los funcionarios no han querido firmar un acta, se han comprometido a dejar sin efecto la reforma y a restituir en su sector al compañero Walter Barrientos. También al pase a planta y a hacer cumplir el convenio de trabajo en relación a los monotributistas, contratos Covid y contratos ministeriales.

La lucha de los trabajadores de Santa Cruz se inscribe en el contexto de la rebelión de los elefantes neuquinos, como se les llamó a los trabajadores de la salud de esa provincia que, con cortes de ruta y una huelga, lograron quebrar la entrega de la paritaria por parte de la burocracia de ATE. Como se ve, no son una excepción entre los trabajadores de la salud de la Patagonia y de todo el país. Frente a los gobiernos, ministerios, burocracias sindicales y patronales, las auto convocatorias se abren camino.

Suscribite a Política Obrera