Córdoba: una gran caravana contra la presencialidad escolar

Escribe Ángel Villa

Tiempo de lectura: 2 minutos

El lunes 31, una importante caravana conmocionó la capital provincial, contra el aperturismo escolar del gobernador Juan Schiaretti. La columna de autos y bicicletas partió de la plaza Colón hasta el Panal, recibiendo un enorme apoyo popular a su paso. Desde los negocios y las casas salían a saludar a los manifestantes. Más temprano, en Punilla, se replicó la misma movida.

Es que la política de mantener la presencialidad escolar en nivel inicial, primario y especial, en momentos donde el 10 % de los infectados son niños menores de 14 años, ha generado un repudio enorme. Estamos en un cuadro de saturación del sistema sanitario provincial y altísimos índices de contagios (más de 3500 casos diarios). Los infectólogos, sanitaristas y trabajadores de la salud vienen desmintiendo diariamente los informes oficiales sobre la capacidad actual del sistema sanitario. El lunes mismo se suspendieron las clases presenciales en 12 localidades del interior.

Por su lado, Juan Monserrat, secretario general del sindicato docente (UEPC) se ha despegado de la caravana, señalando que la situación epidemiológica no estaba dada para acciones de ese tipo. Quien ha sido el garante del gobernador para imponer durante 3 años seguidos paritarias a la baja, también, en este caso, sigue el libreto del gobernador. El tibio reclamo de pasar a la virtualidad hecho por UEPC es una burla a los docentes que nos exponemos al contagio diariamente. La UEPC suplanta una acción colectiva de los docentes por el pedido a los padres para que no manden a sus hijos al colegio.

Desde las bases

La caravana fue impulsada por una importante actividad del comité de docentes, estudiantes y familiares contra la presencialidad, que reunió a 230 compañeros y compañeras. A pesar de la negativa inicial del plenario provincial de escuelas (impulsado por agrupaciones sindicales del FIT-U y NMAS), reunido el 22, una semana después decidieron sumarse a la iniciativa. La caravana fue abriéndose paso, sumando adhesiones y convocantes, como ATE educación. Hasta el mismo sindicato de empleados municipales, que amagó con armar otra caravana el domingo, terminó convocando a la acción de este lunes. Quedó demostrada la enorme disposición de lucha que anida en la docencia.

Más allá de su enorme repercusión, esta actividad nos deja una enseñanza invalorable. La autoconvocatoria es una fuerte tendencia, tanto en la provincia como a nivel nacional. El camino de la docencia pasa por reforzarla, denunciando a las direcciones sindicales como agentes ajenos a sus intereses. Los sindicatos son fundamentales para la lucha y hay que recuperarlos. Esa recuperación se va a producir al calor de las autoconvocatorias.

Hay que darle continuidad a la campaña contra la presencialidad. Vamos a una nueva reunión del comité a hacer un balance y ver como la seguimos.

Suscribite a Política Obrera