El gobierno de CABA relega a los docentes universitarios en el plan de vacunación

Escribe Patricia Lambruschini

Tiempo de lectura: 2 minutos

El 18 de mayo pasado, el gobierno de Rodríguez Larreta difundió el comienzo de la segunda etapa del plan de vacunación para el personal docente y no docente, habilitando un formulario de inscripción a tal efecto. Ese mismo día, los docentes de la Universidad pública que trabajan en la Ciudad, se encontraron con que no podían anotarse bajo esa condición, pero sí podían hacerlo si tenían cargo docente en alguna Universidad privada.

Esto se debía a que el gobierno de CABA había modificado la conformación del "Grupo 5" del plan de vacunación, incluyendo a “docentes y no docentes de institutos de educación superior y universidades dependientes del Gobierno de la Ciudad e Instituciones privadas incorporadas a la enseñanza oficial”, y excluyendo de este modo a los trabajadores de la UBA y de otras Universidades públicas con sede en la Ciudad por el hecho de ser nacionales. Esta situación motivó el rechazo de distintos sindicatos y Federaciones, entre ellos de la AGD-UBA, que reclamaron su reincorporación al plan de vacunación.

A raíz de estos reclamos, los trabajadores de los colegios preuniversitarios, que dependen de la UBA, pero forman parte de la enseñanza media, pudieron acceder al formulario de inscripción.

En los días posteriores, el "Grupo 5" fue directamente eliminado y, por el momento, los docentes y no docentes de nivel universitario (sean estos de instituciones públicas o privadas) no pueden inscribirse para vacunarse. De esta forma, han sido excluidos de los grupos prioritarios en los que se encontraban junto a otros trabajadores de la educación, según lo establecido por el Consejo Federal de Educación en el mes de febrero. El martes 1, esto se confirmó con el anuncio del Ministro de Salud Fernán Quirós de la apertura a finales de la semana que viene de la inscripción para la vacunación de la población en general, en la que entrarían los docentes y no docentes de nivel universitario (Página12, 1/6).

Este relegamiento de los trabajadores universitarios, se suma al ataque que el gobierno de CABA viene llevando adelante contra los docentes de nivel medio e inicial, obligando a gran parte de ellos a retornar a las clases presenciales en el peor momento de la pandemia. La mentira de que "las aulas no contagian" ha quedado a la vista de manera brutal, con la muerte de decenas de docentes a nivel nacional a causa del covid.

A nadie se le escapa, que la propia vacunación será utilizada para presionar por la vuelta a la presencialidad, aunque el porcentaje de personas vacunadas siga siendo bajo a nivel nacional y los niveles de contagio no hayan descendido de forma significativa. En el marco de la gestión capitalista de la pandemia, el problema de la vacuna está supeditado al interés por reanudar el ciclo de acumulación de capital, y no a la defensa de la vida y la salud de la población. Frente a esto planteamos:

  • No a la presencialidad en pandemia sin vacunación y sin un descenso sustantivo de los contagios.
  • Que el Estado garantice los recursos necesarios para la virtualidad a docentes, no docentes y estudiantes.
  • Eliminación de las patentes y plan de vacunación masivo, que incluya a los trabajadores de nivel universitario.
Suscribite a Política Obrera