Quilmes: vacunadores sin sueldo

Escribe Joaquín Antúnez

Tiempo de lectura: 2 minutos

En Quilmes, el distrito que gobierna Mayra Mendoza, del riñón de “La Campora”, los “becarios” que aplican las vacunas contra el COVID-19 sufren en carne propia la precarización laboral más feroz de los gobiernos “nac&pop”. En las últimas horas, en los vacunatorios ubicados en la Universidad Nacional de Quilmes y el Colegio privado San Jorge los trabajadores de la salud han decidido ir al paro desde el lunes si no se resuelve su situación salarial, dado que desde hace 3 meses que no cobran su sueldo.

El caso del Colegio San Jorge es inaudito, los trabajadores no han cobrado un solo peso desde que empezaron a trabajar: «Desde marzo estoy trabajando y todavía no recibimos los pagos de lo que trabajamos, ni tampoco recibimos una respuesta concreta desde el municipio. Mes a mes nos vienen diciendo que sigamos esperando, que el próximo seguramente cobremos pero ya no podemos aguantar más. Muchos son el sustento de su familia y no tiene ningún ingreso, estamos todos desilusionados del esquema de vacunación. Las enfermeras de la UNQ hicieron paro por la falta de pagos, supuestamente este viernes tenemos respuestas, de no ser así el lunes nos vemos obligados a parar» sostuvo Lara, una de las becarias al medio local InfoQuilmes (03/06).

En la Universidad Nacional de Quilmes, han suspendido sin aviso previo los turnos. La noticia llega a los medios locales mediante el alerta de varios vecinos que convocados a ser vacunados encontraron el portón cerrado: «Tuvimos que plantarnos para que nos vacunen a los que estábamos adentro. Ellos discutían en los gacebos y nos dijeron que nos vacunarían por el revuelo que se armó, pero que éramos los últimos. Pasamos una situación totalmente incómoda la verdad, por lo que nos dijeron llevan 3 meses sin paga» comentó una vecina al mismo medio.

De esta manera los trabajadores de la salud son expuestos a un choque con los vecinos, mientras han soportado largas jornadas de trabajo sin recibir paga alguna. El Estado juega con el “deber” de los trabajadores que han dejado la vida en la lucha contra la pandemia a pesar del constante sabotaje que significa la apertura económica indiscriminada y la falta completa de toda asistencia y nombramiento de personal para reducir las jornadas de trabajo en la salud, como los sueldos adeudados que encima son de miseria.

La respuesta que han recibido de parte del gobierno municipal es una tomada de pelo, el secretario de salud Jonathan Konfino se hizo presente en las diversas postas para relevar la situación en persona, tras esto declaró: «la gran mayoría de los reclamos se han resuelto, quedaron algunos casos puntuales por diversos problemas administrativos pero ya están en vías de solución y se resolverán entre hoy y mañana». Sobre el retraso de los pagos aseguró: «la Provincia se encuentra desbordada. La campaña de vacunación es inmensa y hay muchos becarios». (Idem)

Los capitalistas reciben sin demora los repro, los ATP y todas las “ayudas” estatales, incluso cuando despiden, como el frigorífico Penta que en marzo 2020 recibió todas las “ayudas” estatales mientras mantenía sin cobrar y despedidos a todos sus trabajadores. Kicillof, Konfino y Mendoza son rápidos en el auxilio de los capitalistas locales, lentos en el pago de los salarios de los trabajadores que vacunan a la población. Ese es el trato del Estado y el gobierno hacia los trabajadores.

Desde la Unión de Juventudes por el Socialismo y el Partido Obrero (Tendencia), secretaría de unidad obrero-estudiantil del CECSEA de la UNQ, estamos a fondo con todos los reclamos de los trabajadores de la salud precarizados de las postas de vacunación. Por el pase a planta permanente, por un salario igual a la canasta básica, por las 6 horas de trabajo y el pago de todos los sueldos adeudados.

Suscribite a Política Obrera