Mendoza: los residentes denuncian colapso sanitario

Escribe Florencia Suárez

Tiempo de lectura: 1 minuto

Los residentes del hospital Schestakow, de San Rafael, Mendoza han hecho pública con su denuncia la situación que está atravesando el hospital. Mendoza sumó el jueves 859 de casos covid y 35 fallecidos. Según el último informe oficial de la provincial, la ocupación de camas UTI es del 94%.

Sucede que producto de la fuerte subida de casos, el Ministerio de Salud de la provincia reasignó compulsivamente tareas en áreas covid a los trabajadores de las residencias de los primeros años sin experiencia y sin supervisión alguna.

De 166 camas ocupadas se hacen cargo solo 2 residentes, denuncian en el comunicado. A esto se suma, que pocos residentes tienen seguro de praxis médica y además, ese seguro no cubre la práctica en otra especialidad. En muchos casos, sostienen las guardias y el control de las salas de internación de terapia intensiva

Los trabajadores denuncian que la falta de contratación de personal, el bajo salario en contexto de una crisis humanitaria, no solo hace explotar las condiciones de colapso sanitario pre existentes, si no que liquida la experiencia formativa de los miles de jóvenes profesionales que se desenvuelven luego de recibirse, en sus primeros años de trabajo, como residentes. Una situación similar ocurrió en Córdoba, donde un paro de 24 hs de residentes logró ponerle freno a los traslados. Esta situación es denunciada por residentes en distintos puntos del país.

Ante esta situación los residentes se organizaron, solicitando capacitación urgente, acompañamiento presencial, y contratación de mayor cantidad de médicos para el seguimiento de los pisos por guardia. La defensa de la salud pública es la defensa del salario, la defensa de un trabajo seguro y formativo de calidad. La lucha por un presupuesto para la salud es una lucha de todos y se contrapone con los ajustes que propone el gobierno y la oposición capitalista como prenda de negociación de los próximos vencimientos de deuda con el FMI.

Suscribite a Política Obrera