CABA: educación no, represión sí

Escribe Andrea Pepin

Tiempo de lectura: 3 minutos

Un informe reciente del Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC) denunció que la Ciudad de Buenos Aires destinará más de 850 millones de pesos a la compra de patrulleros, monto similar al que recortó en educación en los últimos siete meses. “El nuevo llamado a licitación salió publicado el día de hoy en el Boletín Oficial de la Ciudad con el número 2900-0593-LPU21, y corresponde a la adquisición de 150 patrulleros y 70 camionetas “nuevas, blindadas, ploteadas, equipadas y su patentamiento para la Policía de la Ciudad”. El monto destinado a la Licitación es de $861.500.000”, señala el mismo informe.

Este monto, se corresponde con el ajuste aplicado por Acuña, quien ordenó la suspensión de obras como la Escuela de Danzas Jorge Donn, la construcción de la Escuela primaria de Creación “Estación Buenos Aires” y la cancelación de trabajos de refacción e instalación eléctrica en nueve escuelas de la CABA, lo que da un total de 495 millones que la educación vio pasar de lejos. A esto se suma el recorte de 371 millones de pesos en el Plan Sarmiento, que entregaba los dispositivos a los estudiantes.

Esta “inversión” en el brazo represivo del Estado, no es asunto nuevo, en octubre del 2020, mientras los docentes reclamábamos dispositivos para garantizar la virtualidad, el gobierno porteño, destinó 300 millones a la compra de 150 móviles policiales, monto que se suma a los $3400 millones que ya lleva gastados en las fuerzas policiales en el último año y medio.

El ODC, establece que “Los millonarios gastos van del “Mantenimiento de los sistemas de climatización de edificios de la Policía de la Ciudad” a la “Adquisición de Alimento Balanceado para Canes”, pasando por la compra de municiones y uniformes con destino a grupos especiales de la Policía de la Ciudad”

Una vez más, el gobierno porteño se "arma" frente a la bomba de tiempo social atizada por la gestión capitalista de la pandemia y por el pago de la deuda, negociada por el gobierno nacional, que traerá más ajuste a los trabajadores

Balas frente a la miseria

En CABA, la ciudad más rica del país, la miseria aumenta a la par que se destinan millones a fortalecer al aparato represivo del Estado "El 35,6% de la población porteña es pobre o está cerca de la pobreza, un incremento de 2,4% en tan solo un año. Representa un universo de 1.097.000 personas. Dentro de este porcentaje, además, el índice que más se elevó fue el de indigencia, comprendiendo a un total de 312.000 personas, el 10,1% del total de los porteños"(https://politicaobrera.com/politicas/4189-ciudad-de-buenos-aires-aumentan-la-pobreza-y-la-indigencia).Una realidad que se inscribe dentro de un marco de pauperización general. Según el último informe del Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC), "la Argentina cerró el 2020 con un 45,3% de pobreza, equivalente a 20,5 millones de personas, mientras que entre los menores de 14 años, alcanzó el 62,9%. Esto representa casi 7 millones de niñas y niños que viven en hogares sin ingresos suficientes para cubrir una canasta “de pobreza”. (https://politicaobrera.com/politicas/4775-pobreza-infantil-7-millones-de-chicos-en-la-miseria)

En este contexto, y en medio de una pandemia que mata a más de quinientas personas por día a nivel nacional, el jefe de Gobierno porteño repite como mantra que “la educación es prioridad”. Una prioridad que no es más que impostura si se tiene en cuenta que la última inversión en educación fue la más baja de la historia.

Si hay algo a lo que nos tiene acostumbrados Larreta es a los recortes, sin embargo, sigue asombrando el brutal ajuste en el momento en que más se necesita invertir en conectividad y dispositivos que garanticen el cuidado de la salud de los estudiantes y de los trabajadores.

Es claro que para los gobiernos poco cuenta cada día en que se nos mueren las y los compañeros, y decenas de estudiantes atraviesan situaciones de extrema pobreza y pauperización.

Lo que si les importa, en cambio, es seguir respondiendo al gran capital y garantizar el status quo. Los docentes denunciamos todo intento de reforzamiento represivo mientras nos seguimos organizando contra la política de presencialidad criminal y de vaciamiento del sistema educativo.

Suscribite a Política Obrera