Asamblea Suteba Matanza: el FIT-U levanta huelga contra la presencialidad antes de iniciarla

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 5 minutos

La asamblea de la principal seccional de SUTEBA de la Provincia de Buenos Aires se llevó a cabo con la presencia de unos 360 docentes. El tema excluyente fue la posición y las medidas que debía tomar el sindicato ante la definición del gobierno de Kicillof de retomar las clases presenciales, a partir del día miércoles 17, en el peor momento de la pandemia.

La reunión se destacó por la participación de numerosos docentes de base y activistas de las escuelas. Fue la segunda asamblea más grande en cantidad de asistentes del año La celeste, como de costumbre, boicoteó la cita. Baradel ha dado el aval a la medida del gobierno, sin haber llamado a ninguna asamblea en ninguna seccional para que la docencia lo mandate.

Con diferentes ángulos, los oradores y oradoras que tomaron la palabra se pronunciaron por el rechazo a retornar a la presencialidad pandémica. Una encuesta que impulsamos desde el comité de docentes contra la presencialidad, que en menos de 48 horas obtuvo más de 800 respuestas, marcó que el 89,9% estaba en contra del regreso y un 51,8% de ellos se pronunció por el paro por tiempo indeterminado. En la asamblea se denunció el colapso del sistema sanitario, que los casos no han bajado de un promedio de los 27 mil por día y que con la llegada del frío polar, tendremos a más niños y adolescentes concurriendo a los hospitales. Los gobernantes pretenden “combatir” los contagios, abriendo las ventanas de las escuelas con temperaturas de 5 grados.

Debates

La posición de las agrupaciones vinculadas al FIT-U, que a principios de año militaron la presencialidad “con condiciones” (Facebook: Lista Multicolor Provincial 18/2), ahora se presentó de un modo diferente. El rechazo a la presencialidad estaría dado porque desde el gobierno falsearon los datos y La Matanza seguiría en “Alerta epidemiológica” –más de 500 contagios por 10 mil habitantes-. Más allá de lo cierto de la afirmación, cabe el siguiente interrogante: si Kicillof daba números “verdaderos” ¿el sindicato hubiera apoyado la medida? Lo que nunca dicen los que sostienen la suspensión cuando el semáforo esté en “rojo”, es cuál es el número “tolerable” de contagios y fallecidos que habría que acumular para suspender la presencialidad. El planteo del FIT-U y otras agrupaciones quedó planteado del siguiente modo: “En el marco de la imposición del gobernador Kicillof del regreso a clases presenciales desde el miércoles 16 de junio, maniobrando y falseando los datos y el cambio de fases, en pleno desarrollo de la pandemia, con docentes, auxiliares y comunidad sin vacunar, rechazamos el regreso a la presencialidad”.

En las intervenciones de los compañeros y compañeras de nuestra tendencia caracterizamos que las medidas de Kicillof –como las de Larreta en CABA- forman parte de la presión de los grupos capitalistas por imponer la “Nueva Normalidad”, que implica ir a los lugares de trabajo a contagiarse, para que la producción no se detenga. Señalamos el lobby de las patronales educativas y del clero, que ponen por delante el lucro privado por encima de la salud y la vida de la docencia y la comunidad educativa. Marcamos que la presencialidad “cuidada” en pandemia ya había fracasado a comienzos de año (y volverá a suceder ahora) y que debíamos posicionarnos por “No volver a la presencialidad en pandemia”. Marcamos que la integración de Baradel al gobierno y que no tiene mandato para hablar en nombre de los docentes y avalar la presencialidad de Kicillof. Señalamos que no alcanza con que los docentes estemos vacunados, sino que el 80% de la población debería tener las 2 dosis, como señalan los especialistas, para generar inmunidad de rebaño.

El principal debate, sin embargo, giró en torno a las medidas de fuerza que tenía que adoptar el sindicato. La conducción de la asamblea propuso una medida de paro de 48 hs (miércoles 16 y jueves 17) en “rechazo” a la presencialidad. El Viernes 18, sin embargo, la presencialidad sería aceptada. La moción tampoco incluyó la convocatoria a ninguna nueva asamblea. Llamar a la docencia a parar solamente para expresar el “rechazo” es desmoralizante. Las conducciones combativas inician huelgas para obtener victorias, no para mostrar el “descontento” y luego agachar la cabeza. El FIT-U logró que una huelga se levante a dos días de empezarla y sin verificar incluso su nivel de adhesión. Un récord en materia sindical.

Los oradores de TD (o) para justificar el levantamiento del paro, hicieron un eje en que el día viernes 18, en cada escuela los compañeros organicen “retenciones de servicios”. Una medida administrativa e individual que dejará a cada compañero librado a su suerte, según el nivel de organización y de relación de fuerzas que tenga en su lugar de trabajo. En la intervención el compañero remarcó que seguir de paro el día viernes “era exponernos a descuentos masivos”. Pero ¡ni los descuentos, ni los paros todavía se habían producido! La docencia ha atravesado huelgas de 20, 30 días contra Scioli en su momento y con Vidal después, enfrentando descuentos y amenazas de todo tipo (incluyendo carneros rompehuelgas). El aparato del PO por no votar un día más de paro, pretendió infundir el miedo entre los compañeros que querían sostener la huelga para no ir a contagiarse de coronavirus a las escuelas. ¿Así piensan los “luchadores” enfrentar a Kicillof?

Al momento de la votación, quedaron plasmadas 4 mociones y emitieron su voto 300 compañeros. El método para el conteo fue desprolijo, ya que fue difícil identificar quienes lo hacían por el chat, y no por las “reacciones” del zoom, asambleístas informaban que estaban acompañados y que su voto también debía contarse, etc. Nuestra posición fue que la votación se realice con el formulario que tiene la propia aplicación de zoom, como hace por ejemplo, el sindicato Ademys de CABA, pero fue ignorada por la conducción de la asamblea.

Así las cosas, el resultado de las votaciones fue el siguiente.

La moción defendida por la mayoría de la multicolor (FIT-U y aliados) fue: “Paro de 48 hs miércoles y jueves. Viernes asambleas en las escuelas”, que obtuvo 179 votos, el 60%. La moción planteada por nuestra tendencia y el comité de docentes contra la presencialidad fue: “No volvemos a la presencialidad en pandemia. Paro por 72 hs (miércoles 16, jueves 17 y viernes 18) y asamblea el mismo viernes 18 para definir continuidad”, recogió el voto de 89 compañeros, el 30%. La propuesta por La Coral, con el apoyo de la AyB, que no incluía medidas de fuerza obtuvo 25 votos y una cuarta moción presentada por compañeros de DO que planteaba una coordinación general de las luchas obtuvo 7 votos.

El 30% de los votos que se pronunció por no retornar a las escuelas el día Viernes 18 y para “no volver” en pandemia, refleja que anida en la base del sindicato una tendencia anti presencialista, que nos proponemos desarrollar, sobre la base de extender los comités de base.

Llamamos a parar masivamente el día Miércoles 15 y Jueves 16 contra la presencialidad criminal del gobierno. Impulsaremos en cada escuela, la convocatoria a una nueva asamblea seccional para retomar las medidas de fuerza a partir de la siguiente semana para imponer la suspensión de las clases presenciales para proteger la vida.

Suscribite a Política Obrera