Despidos en las tercerizadas: el gobierno es responsable

Escribe Pablo Viñas

Una semana de acampe de los tercerizados de EDESUR en el ministerio de trabajo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores tercerizados de Edesur (de EMA y Argencobra), en el día de hoy han completado una semana de acampe en las puertas del Ministerio de Trabajo. Con esta protesta han mostrado la claridad que tiene respecto de quién es el principal responsable y quién debe dar una respuesta ante los despidos masivos efectuados por las patronales en el peor momento del covid-19.

Más allá del pataleo de los funcionarios ministeriales, que aseguran que “nada pueden hacer” frente a los despidos, que se amparan en la ausencia del sindicato de Luz y fuerza, y que en una confesión de su fracaso les dicen a los trabajadores que “vayan a la justicia”, la realidad es que el gobierno no solo “puede” hacer algo, sino que es su obligación.

En primer lugar porque la tercerización, que es masiva en las empresas de servicios, jamás podría darse sin el visto bueno y la complicidad del estado, sus organismos de control y el ministerio de trabajo, además de los sindicatos (en este caso UOCRA y Luz y Fuerza) que funcionan como sucursales de la patronal.

Los trabajadores son contratados para realizar las mismas tareas que hacen los trabajadores que se encuentran en planta de Edesur, pero por empresas tercerizadas que no reconocen el convenio de la actividad y pagan un tercio de lo que paga Edesur a sus empleados directos.

El gobierno no solo es responsable de la aplicación de un convenio a la baja, sino que además alentó los despidos al implementar, en el último decreto de supuesta prohibición de éstos, una “excepción” para los trabajadores de la construcción. De lo que se tomaron estas empresas para aplicar una represalia contra trabajadores que se venían manifestando hace meses por el pase a planta y el reconocimiento convencional.

El ministerio, siempre veloz a la hora de aplicar conciliaciones obligatorias, esta vez aduce una supuesta “impotencia” que no es otra cosa más que complicidad con la tercerización y los despidos. A los reclamos obreros las patronales han respondido con un verdadero lock out, despidiendo al conjunto de los trabajadores que reclamaban y que ya desde febrero habían realizado presentaciones antes el propio ministerio por sus reivindicaciones.

Ante semejante situación, tras el piquete del viernes pasado, los trabajadores implementaron un aguerrido acampe, contra el que no pudieron los aprietes policiales, las extorsiones económicas de las empresas, los chillidos de los funcionarios ministeriales ni la ola polar.

Saben que los asiste la razón, pero también cuentan con antecedentes a su favor. En el 2010, tras el asesinato de Mariano Ferreyra, se desataron numerosas luchas -entre ellas en este gremio. Gracias a ello, existe un convenio EMA-Luz Y Fuerza (que ahora el ministerio y las patronales parecen haber olvidado). Cientos de trabajadores, con piquetes y lucha, pasaron primero a un convenio de empresa con las tercerizadas, y luego a la planta de EDESUR y EDENOR. Es lo que los mimos obreros de Luz y fuerza les dicen en los piquetes- “no aflojen, así entramos nosotros muchachos” -mostrando una solidaridad que sólo es frenada por la vetusta burocracia de Luz y Fuerza, que en su página solo muestra imagen de luchas del 60 o el 70 en blanco y negro.

Ahora los trabajadores, que ya han hecho múltiples piquetes en EDESUR, manifestaciones en el obelisco, corte de ruta en el Puente Pueyrredón, una protesta en la residencia de Olivos y este acampe en el Ministerio de trabajo, discuten enfocarse en el resto de las tercerizadas de Edesur, convocándolas a sumarse al reclamo por el convenio Luz y Fuerza y el pase a planta.

Viva la lucha de los tercerizados de Edesur! ¡Que el gobierno responsable se haga cargo! Pase a planta de EDESUR y reconocimiento sindical y convencional de Luz y Fuerza.

Suscribite a Política Obrera