Contagios en los call center de CABA

Escribe Valu Viglieca

Tiempo de lectura: 3 minutos

En las últimas semanas el malestar fue creciendo en los call center ante la negativa de aislar a los trabajadores “contacto estrecho” de los pisos. Las empresas han logrado retrotraer el trabajo en home office a los meses en los que los contagios bajaron y, de hecho, todo el personal nuevo que ingresa bajo contratos a término ingresa con trabajo presencial.

Los coordinadores ocultan quiénes están positivos entre los trabajadores y amenazan con descuentos a los que piden aislarse por contacto estrecho; además, les hacen perder el día a los que solicitan la jornada para poder hisoparse, a sabiendas de que las colas en los centros de testeo del gobierno de la Ciudad son de al menos tres horas y la demora en los resultados pasó de 2 horas a más de 24 en muchos casos.

A raíz de la lucha por el bono de fin de año, desde Combativos Mercantiles nos acercamos a cinco call centers de la ciudad y nos encontramos con que en algunos la presencialidad bajó a 5 trabajadores porque el número de contagiados había vaciado los pisos. En otro de los más grandes, de 30 trabajadores quedaban 15; pero de esos debían quedar aislados otro tanto porque la empresa los rechazaba como “contacto estrecho”, aunque el baño y los espacios comunes se compartieron. Otro de los argumentos extendidos para rechazar los aislamientos es que “los trabajadores utilizan durante toda la jornada el barbijo y los boxes están intercalados”: una farsa. Todos sabemos perfectamente que no se puede mantener la distancia ni el barbijo.

La condición en los edificios es lamentable, con la excusa de la ventilación no se prenden los aires acondicionados y los ventiladores no funcionan. Por eso circulan petitorios que unifican el reclamo de las condiciones edilicias con la necesidad de volver todos a teletrabajo. La respuesta de las patronales es que si se van a llevar los equipos tienen que trabajar una jornada completa más: el sábado. Una reforma laboral en los hechos, crecimiento de la precarización y flexibilización laboral a cambio de no perder la salud, de no perder el trabajo.

La lucha del bono llegó a los oídos del Sindicato de Empleados de Comercio, pero sigue mirando para otro lado. Luego de semanas de asambleas, coordinaciones entre call, paros de 3 a 24hs en el interior y en Atento Buenos Aires, petitorios y distintas medidas más o menos importantes que realizaron los trabajadores y trabajadoras, delegados de distintos edificios resolvieron una movilización desde Plaza de Mayo hasta el CAT que es la empresa que pertenece al vicepresidente de la Cámara de Empresarios de Call Centers.

Las patronales se proponen un enero de presencialidad e instalar la inmunidad de rebaño entre los trabajadores, se apoyan en las medidas del Ministerio de Salud Nacional que primero achicó los días de aislamiento por contacto estrecho y ahora se propone que no haya aislamiento sin síntomas. Las patronales de los Call son la avanzada de las iniciativas estatales.

Última cuota de la paritaria

En enero el gremio tiene pendiente la última cuota de la paritaria. Cavallieri pidió el 15 por ciento para esa cuota, lo que dejaría la paritaria anual por encima del 50%, pero la realidad es que los salarios del sector están por debajo de la línea de pobreza y ese porcentaje no modifica la situación salarial de los trabajadores de call centers, ni siquiera de la de supermercados.

La lucha por la salud de los trabajadores está ligada a cobrar un salario igual al costo de la canasta familiar y al pase a convenio. Las empresas tercerizan servicios de grandes monopolios que han pagado bonos de fin de año y que han tenido que cumplir con el aislamiento en los contactos estrechos.

Organicemos asambleas por edificio virtuales y presenciales y coordinemos la pelea en todos los call centers por el derecho a la salud y por un salario igual a la canasta familiar.