El gobierno y las ART: dime a quién defiendes y te diré para quién trabajas

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 2 minutos

Días atrás denunciamos que la eliminación de la cobertura del covid como “enfermedad profesional” por parte de las ART -a excepción del personal de salud y las FF.AA.- constituía una medida criminal en medio de la exacerbación de la pandemia. El gobierno, contra la voluntad inicial de las ART, obligó a las anteriores a dar cobertura universal a todos los trabajadores en relación de dependencia por covid. Lo hizo, por decreto, a mediados del 2020 hasta el 31/12/2020; luego por otro decreto (el 34/2021) se prorrogó la cobertura universal hasta el 31/12/21. Sin embargo, ya en este decreto el gobierno ´aclaró´ que las ART no pagarían las indemnizaciones ni los días caídos por licencias de enfermedad con fondos propios. De ello se encargaría un fondo especial ya existente que el gobierno reforzó incrementando el valor de la alícuota que pagaban las empresas ¡casi 70 veces!: de $ 0,60 por trabajador a $ 40.

La caída de la cobertura de covid como “enfermedad profesional” acarrea graves consecuencias. En primer lugar a los trabajadores cuando se enferman de covid, por lo cual ha comenzado a regir un viva la pepa. Al imponerse de hecho un limbo legal hay patronales que no cubren las licencias por enfermedad y, atento al relajamiento de protocolos que el propio gobierno alienta, algunas hasta obligan al trabajador infectado a ir a trabajar a riesgo de ser sancionado. No es casual que en los propios medios patronales hay quejas de que ese limbo legal impone a las patronales nuevos “costos laborales”. Las anteriores reclaman que de la cobertura por covid se encarguen las ART, claro que sin incrementarles el costo.

¿Por qué el gobierno no tuvo la sensibilidad elemental de prorrogar siquiera esa cobertura un tiempo más? Ismael Bermúdez, en Clarín de hoy nos da la clave: el tan mentado fondo “está al rojo vivo”, “tiene pendientes el pago de grandes sumas a familiares de trabajadores fallecidos por covid”. El saldo negativo del fondo asciende a $ 3.091 millones. Según informa Bermúdez, las ART cubrieron con fondos propios $ 7.600 millones en pago de indemnizaciones. Una resolución de la Superintendencia de Seguridad Nacional (SSN) afirma ahora que el déficit informado arriba y se les debe a las ART, les será reintegrado en base a un nuevo incremento del monto que las empresas pagan por trabajador con destino al señalado fondo especial (ahora salta a $ 100 mensuales p/trabajador).

Este nuevo 'regalito' a las ART vino acompañado de otro. Como al parecer el negocio de las ART es muy prometedor y varios “nuevos operadores” -informa Bermúdez- estaban en la gatera para ingresar, “una Resolución de la SSN suspenderá por 180 días la tramitación y tratamiento de nuevas ART”. ¡El gobierno 'antimonopolios' sale en defensa de una de las actividades más oligopólicas del mercado! Las ART existentes están en manos de muy pocos operadores, en su inmensa mayoría grandes bancos. A Carlos Heller, CEO del Credicoop -cuya ART, Previsol fue liquidada tiempo atrás-, diputado del FdT y supuesto campeón de la defensa de las PyMEs se le escapó también la perdiz en este asunto -las PyMEs están entre las más perjudicadas en todo este incordio.

Bien vale recordar que camaleón Alberto Fernández en esta cuestión de las ART nunca cambió de posición. Desde que en 1989 se hizo cargo de la entonces creada SSN siempre sirvió los intereses de sus amos. CFK ídem. Ninguno de los dos jamás insinuó siquiera tocar estos intereses.

Una vez más. Se impone acabar con el sistema de ART, uno de los peores resabios de las privatizaciones y de la era menemista.