El gobierno viene por los terrenos del Hospital Moyano

Escribe Silvia Allocati - Secretaria Gremial de AGIHM

Defendamos la salud pública.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Gobierno de la Ciudad, a través de la subsecretaría de Planificación Urbana, pretende, una vez más, hacerse de terrenos de los hospitales de salud mental de la ciudad de Buenos Aires. A poco del noveno aniversario de la represión al hospital Borda, la pretendida embestida ahora son las tierras “inutilizadas” del hospital Moyano.

Las mismas habían sido cedidas por una familia para fines sociales a la iglesia. Luego, fueron hechas de propiedad nacional en el año de 1822 para transformarse en el Hospital Moyano en el año 1852. Será este junto a otros hospitales cedidos al ámbito municipal en el año 1992.

Utilizadas por las usuarias para el esparcimiento con distintos proyectos, como huertas y otro tipo de actividades, hace varios años y bajo la nefasta gestión de la Dra. Cerito fueron cercadas arbitrariamente por el propio gobierno que ahora las declara inutilizadas. Una maniobra pérfida.

Planificación esgrime la necesidad de relacionar a las usuarias del hospital con la comunidad del barrio, es decir, los vecinos, a través de un parque o "pulmón verde". ¿Nos toman por tontos a los trabajadores? Ciertamente, buscan confundir a algún despistado ya que la zona de los hospitales de salud mental es una zona rodeada de depósitos, fábricas y centros logísticos de distintas empresas de transporte de mercadería y micros de larga distancia. A pocas cuadras, existe un “pulmón verde”, el parque España, lindante con el hospital Británico, donde sí habita una comunidad de siete familias en situación de calle.

Desde 1992 la llamada corporación del sur de la mano del colegio de arquitectos proyectaban “Los Altos de Barracas”. Los capitalistas de la ciudad, a través de los distintos gobiernos, han intentado avanzar sobre las tierras de los hospitales en complicidad con las direcciones gremiales.

Las distintas asociaciones y filiales de los gremios del Moyano nos hemos pronunciado tajantemente en contra de esta maniobra inescrupulosa de un gobierno capitalista que, luego del acuerdo con el FMI y en sintonía con el ajuste a los gastos sociales, se ha lanzado contra la salud pública atacando a los trabajadores contratados por pandemia, eliminando las concurrencias, jubilando a mansalva trabajadores y destruyendo los salarios de pobreza que tenemos los trabajadores de la salud.

Hay que quitar los cercos para que trabajadores, trabajadoras y usuarias nos reapropiemos de las tierras del hospital para desarrollar los proyectos que han quedado clausurados por los privatistas y mercachifles de la especulación inmobiliaria. Presupuesto para la salud mental, defendamos la salud pública de las y los trabajadores.