ACNUR, una pantalla humanitaria de la OTAN

Escribe Sergio Escalas

Tiempo de lectura: 1 minuto

“Emergencia en Ucrania. Más de tres millones de personas huyeron a países vecinos para salvar sus vidas. Esta realidad es INADMISIBLE. Sumate a los Ponchos Azules por la paz, ¡firmá ahora!”. Los Ponchos Azules por la paz, se describe en el sitio web mencionado que “somos todos los argentinos y argentinas como vos y como yo, que ante esta realidad #INADMISIBLE actúan para dar esa mano que abriga y que abraza”.

En una publicidad que se difunde en distintos sitios de la web, el texto corresponde a la Fundación ACNUR Argentina, el organismo de Naciones Unidas que se aboca a la situación de los refugiados.

En la página de dicha agencia, se propone donar mensualmente dinero para “dar contención, un lugar y alimentos”, y se afirma que “con $400 por mes podemos proporcionar a 6 niños refugiados de Ucrania una manta para protegerse del frío”. Osvaldo Laport, un actor argentino, es el embajador de la Buena Voluntad de ACNUR.

Lo que resulta #inadmisible es que ACNUR no informe que el Congreso de Estados Unidos acaba de aprobar la provisión de material de guerra por 40 mil millones de dólares, para devastar a Ucrania y si es posible, a Rusia, como advirtió Biden, y que Alemania con el mismo fin duplicó su presupuesto militar en 24 horas. El gobierno de EE. UU., como lo ha señalado varias veces el Presidente Zelensky, ha vetado negociaciones de cese del fuego con Rusia y se propone combatir el autoritarismo con la vida del último de los ucranianos.

Es lo que había venido ocurriendo antes y sigue ocurriendo, en la pandemia, defendiendo el monopolio de Pfizer hasta el último habitante del planeta.